Envío GRATIS añadiendo un 2º producto*
Happymami logo

No hay productos en el carrito.

 Síntomas del embarazo por trimestres y qué debes hacer


Durante el embarazo, en los próximos 9 meses va a experimentar una serie de cambios normales tanto físicos como psicológicos, cada mujer los vive de forma diferente. Es normal que te surjan muchas dudas sobre el embarazo. Conocer los cambios y saber por qué se producen puede ayudarle a sobrellevarlos y evitar preocupaciones innecesarias. Por ello las matronas deHappymami han preparado el siguiente post especialmente para ti, con los síntomas del embarazo por trimestres y qué debes hacer.

Los cambios del embarazo y cómo actuar

El primer biberón diseñado a medida

Los cambios hormonales y el crecimiento del tamaño del útero van a ser los responsables de la mayoría de los síntomas que acompañan a la gestación. El embarazo no es una enfermedad, todo lo contrario. Es un hecho o estado fisiológico, para el cual, todos los mamíferos hembras, estamos perfectamente preparadas.

Cambios durante el primer trimestre del embarazo

En el primer trimestre del embarazo (hasta la semana 12-14 de gestación) vas a experimentar diversos cambios para irte adaptando al crecimiento y desarrollo de tu bebé. Tu útero crecerá de forma considerable, pasando aproximadamente de 60 g a 1.000g en el momento del parto.  Aunque el primer trimestre de gestación, es posible que no notes muchos cambios, porque tu útero sigue estando dentro de tu pelvis.

Si hablamos del cuello del útero, se cerrará con el conocido moco cervical, para impedir que ninguna bacteria o sustancia pueda entrar y perjudicar a tu bebé. Además, tu vagina también experimentará cambios y puede que notes más flujo de lo normal. Es importante que este flujo no cambie de color y no se acompañe de picor  u otros síntomas. Si fuera así, podría ser una infección y deberás de acudir a tu ginecólogo o matrona lo antes posible.

El pecho puede que sea lo primero que notes que cambia de tu embarazo. Se volverá más voluminoso, turgente y sensible de lo habitual, incluso puede llegar a molestar al roce con la ropa.  Lentamente irá creciendo y preparándose para la lactancia materna.

Puede que también sufras náuseas y vómitos, los cuales están provocados por una hormona del embarazo (HCG). Más adelante tienes las medidas a tomar para prevenirlas o tratarlas, como una adecuada alimentación durante el embarazo. Pero sí es importante tener en cuenta la duración de esas molestias y si imposibilitan la ingesta de alimentos o líquidos, ya que en algunos casos es signo de una complicación (hiperemésis gravídica) y deberías acudir al hospital para tratarla lo antes posible. 

Diseña tu biberón

Cambios durante el segundo trimestre del embarazo

En este nuevo trimestre de gestación (hasta la semana 24), los cambios serán más notorios. Para empezar, tu útero  habrá crecido considerablemente y ya se encontrará fuera de la pelvis.  Los órganos internos, como el corazón, el estómago, los intestinos, etc. tienen que ir recolocándose para dejar espacio al útero. Todo ello conlleva que puedas tener algún problema digestivo, urinario, circulatorio, intestinal, etc.

Tu piel se verá condicionada por el embarazo, importante que la hidrates bien para mantenerla lo más elástica posible y más aún si eres propensa a las estrías, ya que una vez que salen no desaparecen., aunque pueden mejorarse. También puede aumentar la pigmentación o color de determinadas zonas como las areolas mamarias, la línea alba (del ombligo al pubis), las mejillas o cara (cloasma gravídico) pero al finalizar el embarazo casi siempre desaparecen. No obstante, si vas a tomar el sol procura proteger tu piel con un factor alto (FPS30 como mínimo).

En general, se conoce el segundo trimestre del embarazo como una etapa bastante tranquila y satisfactoria. Sentirás a tu bebé en tu interior, te hace ser más consciente del estado en el que te encuentras.

Reproduce tu anatomía protege tu lactancia materna

Cambios durante el tercer trimestre del embarazo

Nos adentramos en el último trimestre de gestación, caracterizado porque existe un crecimiento rápido de “todo”. Para empezar tu útero puede llegar hasta las costillas, dificultando la respiración o haciéndola más jadeante porque disminuye la capacidad de tu pulmón para expandirse y tomar el oxígeno que necesitas. Pero no debes preocuparte, es totalmente normal, para un momento, descansa y toma el aire por la nariz y expúlsalo por la boca, oxigenando a tu bebé.

Si hablamos de tu estómago, ha quedado “comprimido” en la parte superior, y esto puede dificultar tus digestiones. Tu corazón también ha sido desplazado, además de que seguramente haya tenido que aumentar su tamaño para bombear más sangre. Esto puede ocasionar la sensación de cansancio o palpitaciones, que son totalmente normales.

También es muy frecuente que exista una anemia fisiológica del embarazo, debido a tener más liquido con el mismo número de hematíes. Tus mamas estarán preparadas para dar de mamar a tu bebé en cuanto des a luz. Es más, puede que comiencen a secretar un líquido blanquecino, o amarillento y espeso llamado calostro, es oro líquido, pues aunque sea poca la cantidad, tiene todos los nutrientes y factores inmunológicos, que necesita tu bebé los primeros días. 

Si hablamos de tu bebé, ahora está creciendo de forma acelerada, siendo el mes donde más peso cojas durante el embarazo . Recuerda que nunca los excesos son buenos, y si hablamos de peso, el aumento conllevar mayor riesgo para ti y tu bebé.

Tu útero “lo ocupa todo”. Por delante, presiona la vejiga y por detrás el recto. Por ello tendrás la sensación de estar orinando más frecuentemente. Además, de poder tener estreñimiento, con el riesgo que conlleva a padecer hemorroides o justo lo contrario, por irritación de esta zona tengas que ir al baño más veces al día.

También, y debido al aumento de líquidos y a la dificultad de tu sistema circulatorio para eliminarlos de tu organismo, se te pueden hinchar los pies, por ello es importante que controles la tensión sanguínea, la ingesta de sal y hagas ejercicio apropiado y regularmente, así como procurar cambios posturales si permaneces sentada o de pie durante mucho tiempo. 

En general, todo tu cuerpo se está preparando para el momento tan esperado, el nacimiento de vuestro bebé. Es fascinante cómo la naturaleza de tu cuerpo es capaz de cambiar tanto y de una manera tan progresiva para que el acontecimiento transcurra de una manera natural.

Diseña tu biberón

Compatible con leche de formula

Signos y síntomas normales durante el embarazo y qué hacer

  • Acidez o pirosis: Aparecen en el 70 % de las embarazadas y se producen por la disminución del tono del esfínter esofágico y por el aumento de presión debido al crecimiento del útero. Recomendaciones:
    • Haz pequeñas comidas cada 2-3 horas. 
    • Evita acostarte después de las comidas.
    • Elude comidas y bebidas muy calientes. 
    • No tomes las frutas en ayunas.
    • Evita los alimentos que empeoran los síntomas como grasas, café, chocolate, alcohol, té, tabaco
  • Anemia ferropénica: (fisiológica del embarazo)
    • Toma suplementos de hierro que te aconseje su matrona o médico durante la gestación 
    • Come alimentos ricos en hierro: nueces, berberechos, pollo, mijo…
  • Arañas vasculares:
    • Disminuyen en el postparto pero rara vez desaparecen por completo
  • Caída del cabello:
    • No hay prevención ni tratamiento
    • Se recupera tras el parto
    • Evita el uso de acondicionadores y productos agresivos: tintes, mechas, moldeados…
  • Calambres en las piernas: Son sobre todo nocturnos, se producen por contracciones involuntarias y dolorosas de los músculos de la pantorrilla, debido a la compresión de los nervios de las piernas por el útero aumentado de tamaño. Se puede aliviar con:
    • Con masajes suaves de la musculatura. 
    • Estirando la pierna y flexionando el pie hacia arriba. 
    • Aplicando bolsa de agua caliente o paños calientes.
  • Cansancio: Tu corazón ha sido desplazado, además de que seguramente haya tenido que aumentar su tamaño para bombear más sangre. Esto puede ocasionar la sensación de cansancio o palpitaciones, que son totalmente normales.
    • Realiza una alimentación adecuada
    • Evita periodos largos de ayuno
    • Disminuye la actividad física
  • Congestión nasal: Es debida al aumento de estrógenos, por ello no responde a tratamientos convencionales y desaparece tras el parto.
    • Humidifica el ambiente
    • Puedes realizar irrigaciones de suero fisiológico
  • Dolor abdominal: A partir de la segunda mitad del embarazo puede notar como su abdomen se pone duro, esto es porque su útero se contrae y se prepara para el momento del parto. Estas contracciones no son dolorosas y suelen ceder con el reposo. En caso de ser dolorosas, continúas y no ceder con el reposo, será motivo para acudir al médico.
  • Dolor de cabeza:
    • Puedes tomar analgesia (Paracetamol)
    • Evita periodos largos de ayuno
    • Disminuye la actividad física
  • Dolor lumbar: Aparece sobre todo al final del embarazo debidos al aumento de la curvatura de la columna vertebral por el aumento de peso del abdomen, estos dolores se pueden aliviar manteniendo una buena higiene postural, por ejemplo:
    • Mantente recta la espalda cuando camines y estés erguida 
    • Cuando te sientes apóyate en el respaldo, utiliza cojines si fuera necesario. El punto de apoyo del abdomen debe ser las nalgas. 
    • El peso debe llevarse repartido por todo el pie y no sólo en los talones. 
    • Descansa cuando pueda. No permanezcas de pie y quieta durante mucho tiempo. 
    • Cuida la postura en todas las actividades que realices.
    • Al agacharte hazlo doblando las rodillas, nunca inclinando la espalda.
  • Dolor pélvico: En las últimas semanas de embarazo puedes sentir un pinchazo o tirón encima del pubis cuando camines o cambies de posición, es debido al estiramiento de los ligamentos como consecuencia del aumento de tamaño del útero. Suelen ceder:
    • Con el descanso. 
    • Evitando los movimientos bruscos.
  • Edemas: Se producen por la presión que ejerce el útero sobre la vena cava, dificultando el retorno venoso y también por la retención de líquido que se produce durante el embarazo. Aparece principalmente al final del día y desaparece con el reposo (piernas elevadas). Recomendaciones:
    • Es beneficioso hacer ejercicios circulatorios con los tobillos, primero a un lado y después hacia el otro.
    • Evita estar mucho tiempo de pie o sentada y evitar la compresión de las extremidades
    • No utilices nunca diuréticos en el embarazo.
    • Comenta a tu matrona si sientes la cara, tus manos y tus piernas hinchadas
  • Ejercicio: Realiza ejercicio moderado de forma regular que te va a proporcionar bienestar físico, mejora en el sueño, en la circulación, en el tono muscular y además evita el excesivo aumento de peso.
    • Los ejercicios más recomendables son los paseos al aire libre, bicicleta estática, natación, yoga y baile.
    • Nunca deportes violentos de saltos, competición o que causen fatiga; en las clases de educación maternal que se imparten en su Centro de Salud te enseñarán ejercicios específicos que te ayudarán a la hora del parto.
  • Encías sensibles: Puede que aumente la sensibilidad de tus encías y que sangren con facilidad
    • Procure extremar la higiene bucal.
    • Cepíllate los dientes y la lengua después de cada comida con un cepillo suave. 
    • Visita al dentista o higienista dental al menos una vez durante el embarazo.
  • Estreñimiento: muy frecuente sobre todo al final del embarazo, debido a la disminución de la motilidad gastrointestinal y al retraso del vaciado intestinal que produce la presión del útero. Recomendaciones:
    • Toma al menos 1,5 litros de agua al día. 
    • Debes incluir en la dieta diaria frutas con su piel y verduras. 
    • Come legumbres, frutos secos, pan y cereales integrales. 
    • Al levantarte por la mañana empieza con un zumo de uva, naranja o kiwi, que puedes endulzar con miel. 
    • Un paseo diario de 20-30 minutos también contribuirá a que estés más regulada.
  • Estrías: De color rojo-vinoso son muy frecuentes, suelen aparecer a lo largo del tercer trimestre; después del parto no desaparecen pero se vuelven blancas-plateadas. No existe ninguna medida de prevención, excepto evitar un excesivo aumento de peso durante el embarazo.
    • Es aconsejable que mantengas hidratada la piel sobre todo abdomen, muslos y pecho.
  • Eritema palmar: Es el enrojecimiento de la palma de la mano
    • No existen medidas preventivas
    • Desaparece tras el parto
  • Flujo vaginal aumentado: para la higiene íntima durante el embarazo lo mejor es que te laves los genitales externos durante la ducha, si necesita hacerlo más de una vez, hazlo sólo con agua, además los lavados vaginales no son recomendables ya que pueden alterar el Ph y favorecer las infecciones.
    • Utiliza ropa interior de algodón cambiándose siempre que lo necesites
    • No es recomendable el uso de salva-slip ya que no deja transpirar la piel con normalidad.
  • Gases o indigestión: 
    • Es preferible que tomes la fruta 2 horas antes o 2 horas después de las comidas.
  • Hemorroides: Son debidas al aumento de la presión venosa por la compresión del útero. 
    • Cuídate del estreñimiento. 
    • Evita periodos prolongados de pie o sentada. 
    • Debes mantener limpia la zona perineal (entre la uretra y el ano). 
    • Para aliviar el dolor puedes hacer baños de asiento en agua tibia 2 ó 3 veces al día. 
    • Puedes aplicarse compresas frías o hielo en la zona, de esta forma aliviará el dolor. 
      • El hielo siempre debe estar envuelto en compresas para evitar quemaduras por frío.
  • Insomnio: para prevenirlo
    • No dormir durante el día
    • Evita cenas copiosas
    • Puedes realizar ejercicios de relajación
    • Métodos más naturales (leche caliente, baño caliente, lectura)
  • Manchas en la piel o melasmas: Se debe a una hiperpigmentación muy común en las embarazadas. Aparece sobre todo en las zonas expuestas al sol (cara, cuello), suele desaparecer después del embarazo. Para prevenirlas:
    • Evita la exposición al sol.
    • Utiliza protección solar.
    • En caso de tener manchas no se aconseja la exposición al sol ni cremas despigmentantes.
  • Mareos o hipotensión: Puedes notar mareos cuando estés mucho tiempo de pie, cuando hagas un cambio brusco de posición (estes agachada o tumbada y te levantes). Este tipo de mareo es debido a que la tensión arterial está más baja de lo habitual durante el embarazo y estos tipos de movimiento hacen que baje algo más la tensión. Algunos consejos:
    • Realiza ejercicio moderado. 
    • Evita cambios bruscos de posición. 
    • Elude lugares excesivamente concurridos y calurosos.
    • Realiza respiraciones profundas
    • No estés largos periodos de tiempo sin comer
  • Medicamentos: No debe tomar ningún medicamento sin consultar antes a su médico o matrona, ya que muchos de ellos pueden causar malformaciones a su bebé
    • En caso de visitar a otro médico o especialista debe informarles que estás embarazada, para que lo tengan en cuenta a la hora de prescribir un tratamiento o mandarle pruebas diagnósticas.
  • Micciones más frecuentes: Son debidas a la presión del útero sobre la vejiga. Esto va a provocar que tengas que ir con más frecuencia a orinar e incluso despertarte durante la noche. No existe ninguna medida para prevenirlo.
    • No aguantar la micción
    • En ningún caso disminuir la ingesta de líquidos.
    • Si se acompaña de molestias al orinar y/o dolor por encima del pubis, consulta a tu médico ya que podría tratarse de una infección de orina frecuente en las embarazadas y necesita tratamiento médico, para evitar complicaciones más graves. 
  • Náuseas y vómitos: Las nauseas y vómitos durante el embarazo, afectan al 70-85 % de las embarazadas y los vómitos al 50 %, con más frecuencia por la mañana. Suelen desaparecer a partir de las 20 semanas y se asocian a un menor riesgo de abortos. 
    • Haz comidas más frecuentes con menos cantidad.  Evite estar  con “el estómago vacio” o excesivamente lleno: realice comidas 5-6 veces al día, poca cantidad y más frecuente.
    • Toma un alimento rico en hidratos de carbono (pan, patata, cereales, etc.) al inicio de las comidas, por ejemplo una rebanada de pan
    • Antes de levantarte desayuna en la cama tranquilamente y permanece acostada un momento.
    • Pueden ayudarte tomar galletas de jengibre o té de jengibre (una taza al día) 
    • Come los alimentos a temperatura ambiente, porque así desprende menos aroma. 
    • No comas alimentos no apetecibles. 
    • Aumenta la ingesta de líquidos.
    • Evita olores molestos como el tabaco.
  • Pérdidas de orina: Puede ser normal, debido al aumento de presión de la  vejiga por el útero
    • No aguantes la micción
    • Es recomendable realizar los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico que se debilitan por el embarazo y el parto, pudiendo causar pérdidas de orina. 
      • Estos ejercicios se deben practicar antes, durante y después del embarazo varias veces al día ya que no necesita ninguna preparación ni lugar especial, pudiendo realizarlo en cualquier momento del día. 
      • Consiste en contraer los músculos del periné durante unos segundos y relajarlos (es algo parecido a lo que hacemos cuando interrumpimos la eliminación de orina).
    • Cambios de ropa interior de algodón con frecuencia
    • Evitar usar salva slips
  • Relaciones sexuales: El deseo sexual puede cambiar durante el embarazo dependiendo de la etapa y el trimestre de gestación, no obstante no existe una regla fija ya que en algunas mujeres aumenta y en otras disminuye.
    • Si su embarazo cursa con normalidad no existe contraindicación para no mantener relaciones sexuales con penetración durante todo el embarazo.
    • Cuando el útero, avanzado el embarazo, comienza a crecer tendrá que ir adaptándose junto a su pareja a la nueva situación modificando algunas posturas que os resulten más cómodas a los dos. 
    • Se debe evitar el coito cuando existe hemorragia genital, amenaza de aborto, parto prematuro, sangrado tras el coito o rotura de la bolsa y cuando así se lo indique el médico.
    • Primer trimestre del embarazo: durante este período puede influir en el deseo sexual el miedo al aborto tanto tuyo como en tu pareja. La excesiva sensibilidad de las mamas (ya que pueden resultar molestas ciertas caricias), el cansancio, el sueño y la labilidad emocional, pueden hacer disminuir su deseo sexual.
    • Segundo trimestre de gestación: ya te sientes más tranquila, tu embarazo evoluciona favorablemente y esto hace que sea la etapa de mayor deseo sexual. 
    • Tercer trimestre de embarazo: el aumento del tamaño del útero puede hacer más dificultosas las relaciones que junto con el miedo a lastimar al bebé suelen disminuir el deseo sexual. Ante cualquier duda o temor al respecto debes consultar a su médico o matrona.
  • Ropa y calzado: Hasta después de los tres meses apenas vas a notar cambios externos, salvo el aumento del tamaño del pecho; después si vas a necesitar cambiar tu ropa habitual. 
    • Utiliza vestidos cómodos y holgados de tejidos naturales. 
    • Evita todo lo que le oprima la cintura y las piernas (ligas, cinturones) que pueden favorecer la aparición de varices. 
    • Puedes usar un sujetador apropiado para proteger las mamas y que proporcione una buena sujeción, con tirantes anchos y refuerzo en la parte inferior. 
    • Te sentirás más cómoda y evitarás la aparición de estrías. 
    • Utiliza un calzado cómodo con poco tacón y base ancha para facilitar la estabilidad y el equilibrio.
  • Salivación excesiva: 
    • Mastica chicle
    • Realiza enjuagues astringentes
    • Evita el tabaco
  • Sueño y descanso: El descanso y el sueño son fundamentales durante la gestación
    • Debes dormir al menos 8 horas diarias.
    • Realiza pequeños descansos durante el día a ser posible en un sillón con respaldo y las piernas en alto.
    • Es recomendable que duermas de lado con las rodillas dobladas y una almohada entre las piernas, preferiblemente sobre el lado izquierdo. 
    • Evita la posición boca arriba cuando el útero esté muy grande, ya que puede provocarte mareos incluso disminuir la oxigenación de tu bebé, debido a la compresión que ejerce tu útero sobre los grandes vasos. 
    • Conforme avanza el embarazo resulta difícil encontrar una postura cómoda, utiliza cojines para estar más incorporada, quizás te encuentres más cómoda y resulte beneficioso para tu bebé.
  • Vacunación: Hay vacunas que son compatibles con el embarazo y que no suponen riesgos ni para la madre ni para el bebé, pero no olvides que siempre debes consultar a tu matrona o ginecólogo sobre qué hacer en cada caso.
    • Vacunas compatibles: Covid, Antitetánica, Antidiftérica, Antitosferina, Gripe
    • Vacunas incompatibles: Triple viral (sarampión, rubéola y paperas), Vacuna contra la varicela, Vacuna contra la varicela, Vacuna antipoliomielítica, Vacuna contra las fiebres amarilla y tifoidea, Vacuna contra la viruela.
      • Si te han administrado alguna de estas vacunas es conveniente que esperes al menos un mes antes de quedarte embarazada. Por cierto, tras el parto no hay inconveniente en ponértelas, ya que no contraindican la lactancia materna.
  • Varices: Son venas dilatadas que aparecen sobre todo en las piernas. Se producen por la compresión del útero sobre la vena cava y por las alteraciones de la paredes de las venas producidas por la acción de las hormonas y el aumento del volumen de sangre. Pueden producir síntomas como dolor, pesadez, calambres nocturnos, hormigueo, etc. Recomendaciones:
    • Camina diariamente. 
    • No estes demasiado tiempo de pie o sentada. 
    • Intenta no utilizar las prendas ajustadas tipo calcetín, media, fajas. 
    • Eleva las piernas cuando esté en reposo. 
    • Puedes alternar agua fría con caliente, termina siempre con agua fría.
    • Evita la depilación con cera caliente que favorece la aparición de varices, utiliza cera fría, pinzas o aparatos eléctricos.
    • Puedes utilizar medias elásticas, consultando antes con tu médico.
  • Viajes: Salvo que exista contraindicación médica puedes viajar realizando períodos de descanso. 
    • No es aconsejable viajar a lugares con escasos servicios sanitarios.
    • Hacia el final del embarazo deben evitarse los viajes muy largos. 
    • Es conveniente que lleves contigo su cartilla maternal, donde se recogen los datos más significativos respecto a la evolución del embarazo y es de gran utilidad para el personal sanitario en caso de que surja cualquier problema. 
    • Si viajas en coche no olvides abrocharte el cinturón correctamente (a la altura de la cadera y nunca sobre el abdomen), parando para descansar cada dos horas para estimular la circulación sanguínea, dando pequeños paseos. 
    • Viajar en avión no está contraindicado.

Avalado por profesionales sanitarios

SIGNOS DE ALARMA:

Debe consultar siempre a su médico si se presentan alguna de estas situaciones, ya que pueden resultar peligrosas para Ud. o su hijo/a.

  • Fiebre de 38º C o más. 
  • Dolor, molestias o sangre al orinar. 
  • Vómitos continuos que no ceden. 
  • En caso de accidente o golpe importante. 
  • En caso de inflamación de tobillos, cara o manos. 
  • Trastornos de la visión tipo visión borrosa, destellos, manchas, etc. 
  • Fuertes dolores de cabeza, dolor abdominal intenso igual a una contracción muy fuerte que no cede. 
  • Si empiezas a sangrar igual a una regla. 
  • Si rompes la bolsa, si el líquido es color verdoso se necesita todavía más prisa para acudir al hospital.

Diseña tu biberón

Conclusión síntomas del embarazo por trimestre y qué debes hacer

Como siempre te decimos, cada caso es diferente, en este post encontrarás recomendaciones generales para los diferentes síntomas de cada trimestre del embarazo, pero si sigues teniendo dudas, acude a tu matrona o ginecóloga. ¡Mucho ánimo en esta etapa!


Entradas recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • "Ha sido todo un descubrimiento: buscábamos un biberón para proteger la lactancia materna y nos ha ido genial. Recomendable al 100%"
    Laura Hernández
     
  • "Me encanta el tacto natural que tiene, mi bebé no deja de tocarlo!!"
    Silvia Rodríguez
     
  • "Necesitábamos un biberón porque volvía al trabajo y ahora estoy tranquila con Happymami. Mi bebé realiza la toma completa"
    Andrea Torres
     
  • "Un biberón 10, fácil de limpiar, y que sea de silicona entero me encanta, porque mi bebé juega con el biberón,
    y si se cae, no se rompe"
    Victoria Marpe
     
  • "Totalmente increíble,
    llevamos probando distintos biberones desde hace semanas y
    éste lo aceptó a la primera!!"
    Carolina Baza
     
  • "Su equipo de matronas me asesoraron perfecto, logrando que mi bebé cogiera el biberón. Estaba desesperada, y ha ido genial, muchas gracias"
    Eva Castell
     
____________

Si no estás segura de tu diseño, contesta estas preguntas y te decimos cuál es el biberón ideal para tu bebé

Contestar preguntas
Copyright 2020 - 2021 © | Happymami Todos los derechos reservados
menu-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram