Envío 24/48h GRATIS con tu biberón*

Ruido blanco para bebés, mejor no

Contenido del artículo

Actualmente está muy de moda el uso de ruidos blancos para dormir al bebé. Pero, ¿realmente funciona? o ¿está recomendado?. Pues NO, lo siento, actualmente no existe evidencia científica que nos haga recomendar el uso de los ruidos blancos para dormir a tu bebé. Además, existen neurólogos que desaconsejan su uso. Pero como siempre, vamos a explicartelo y darte la mejor solución, por ello nuestras matronas de Happymami, han desarrollado el siguiente post para ti, “ruidos blancos para bebés, mejor no“. Con toda la evidencia actual sobre los ruidos blancos, y las recomendaciones de las guías clínicas sobre el sueño

El primer biberón diseñado a medida

¿Qué es un ruido blanco?

Para empezar a entenderlo todo, se debe saber que el ruido blanco es el ruido que se produce como resultado de la combinación de sonidos de las diferentes frecuencias audibles por el ser humano (que va de 20 a 20.000 hercios). Es un ruido aleatorio que posee la misma densidad espectral de potencia a lo largo de toda la banda de frecuencia. 

Ruido blanco

¿Cómo funciona el ruido blanco para dormir?

Existen varias explicaciones sobre la utilidad del ruido blanco como técnica para tranquilizar a los bebés y también para dormirlos. Una de ellas es que el ruido blanco puede enmascarar el resto de sonidos, y de esta forma el bebé deja de oírse a sí mismo si llora y, por tanto, deja de hacerlo; otro argumento es que se trata de un ruido que dificulta que el bebé se despierte al escuchar otros sonidos repentinos; otras teorías proponen que este sonido les recuerda a su estancia en el útero y por eso se calman.

¿Cómo utilizar el ruido blanco con el bebé?

Hay muy poca información sobre la efectividad de la utilización del ruido blanco de baja intensidad para que pueda favorecer la relajación y el sueño. Algunos estudios han concluido que el ruido blanco puede ser útil en la reducción de la resistencia a la hora de acostarse y los despertares nocturnos; aunque las perturbaciones suelen volver cuando se interrumpe la emisión de ruido.

Las pruebas actuales, sobre la utilización del ruido blanco, todavía no son suficientemente rigurosas para permitir extraer conclusiones acerca de la aplicación extensa de cualquier forma de este tipo de ruido para el tratamiento del insomnio pediátrico, de cualquier etiología y en cualquier grupo de edad. Tampoco se conoce el efecto a largo plazo del ruido blanco y/o sus variantes y sus potenciales efectos adversos no están completamente claros.

No se recomienda usar ruidos blancos para dormir a tu bebé

Aunque algunos estudios parecen demostrar que el ruido blanco puede ser útil en la reducción de la resistencia a la hora de acostarse y los despertares nocturnos; aunque las perturbaciones suelen volver cuando se interrumpe la emisión de ruidos. No hay suficiente evidencia sobre eficacia y seguridad para recomendar el uso del ruido blanco para el tratamiento del insomnio pediátrico.

Además, existen neurólogos, que desaconsejan su uso directamente, ya que usar los ruidos blancos para dormir a tu bebé de forma recurrente, puede ser contraproducente. Generando en tu bebé una asociación entre el sueño y el sonido. Llegando a poder producir en tu bebé que no pueda dormir si no está ese sonido presente, condicionando así su sueño. 

Incluso se llega a advertir, que su uso con un volumen elevado podría afectar a la audición. Lo que a su vez sería contraproducente en el desarrollo del lenguaje de tu bebé y posibles alteraciones auditivas. 

Lo mejor es entender las fases del sueño por las que pasará tu bebé, y las recomendaciones que sí están propuestas por los expertos en la materia. 

Reproduce tu anatomía protege tu lactancia materna

Etapas del sueño

La Guía de Práctica Clínica sobre Trastornos del Sueño en la Infancia y Adolescencia en Atención Primaria del Ministerio de España nos indica que a lo largo de la vida, el comportamiento del sueño varía dependiendo de los ciclos biológicos intrínsecos y del entorno, objetivándose cambios vinculados al desarrollo del SNC o de condicionantes educativos, laborales, sociales…, que son distintos dependiendo de la etapa de la vida, por ejemplo.

Dentro del útero y primeros días de vida

En el útero, tu bebé a las 30-32 semanas de embarazo ya presenta ciclos ultradianos (de duración inferior a 24 horas) de vigilia-sueño. Y durante los primeros días de vida, tu bebé permanece dormido más de 16 horas al día distribuidas en varios episodios.

Esto es debido a que en los recién nacidos y lactantes de menos de 3 meses de edad, el sueño activo, precursor del sueño REM, es el que presenta la mayor proporción, alcanzando hasta el 60% del tiempo total de sueño en los primeros días de vida. Es un sueño que se caracteriza por una respiración y un latido cardiaco irregulares, movimientos oculares rápidos, atonía muscular axial y breves contracciones musculares que se acompañan de muecas faciales como sonrisas y chupeteos. 

2 o 3 meses de edad

Ya, a los 2-3 meses de edad aparecen los husos de sueño o spindles (característicos de la fase N2) y ya es posible diferenciar todas las fases del sueño. A partir de esta edad, comienzan a disminuir las horas de sueño, iniciándose cambios relacionados con la maduración cerebral, fundamentalmente la reducción de la cantidad del sueño REM.

12 meses de edad

A los 12 meses, la media de sueño es de unas 12-13 horas al día y un 30% de este tiempo es sueño REM. La siguiente figura muestra los percentiles para el tiempo total de horas de sueño desde los primeros meses de vida hasta la adolescencia, en población pediátrica de Zúrich.

A partir de los 2 años

A los 2 años, se establece un promedio de 13 horas de sueño al día, que se reduce hasta las 10-12 horas a los 3-5 años de edad, para llegar a los 5 años en los que el niño duerme unas 11 horas al día. Entre los 6-10 años, el SNC ha madurado en gran parte y el promedio de horas de sueño es de 10 horas al día. 

Funciones del sueño

Al ser fisiológicamente diferentes el sueño REM y el sueño NREM, sus funciones también son distintas. El sueño NREM tiene una función restauradora, favorece los procesos energéticos y la síntesis de proteínas, incrementa la liberación de hormona de crecimiento humano, disminuye la respuesta al estrés (síntesis de cortisol) y favorece la regeneración celular. El sueño REM tiene un papel relevante en los procesos de atención y memoria y en la consolidación del aprendizaje. 

Privación del sueño

Los estudios de privación de sueño, total o parcial, permiten conocer mejor las funciones del sueño y su fisiopatología. En el adulto, la falta de sueño provoca somnolencia, déficit cognitivo y síntomas psiquiátricos como trastornos del ánimo e irritabilidad. La privación total del sueño promueve la fatiga y disminución de las funciones perceptiva, cognitiva y psicomotora. Si se prolonga esta falta de sueño, puede existir desorientación y alucinaciones.

Por eso, en los niños, la falta de sueño se relaciona, además, con manifestaciones comportamentales que se manifiestan como una hiperactividad paradójica, déficit de atención, problemas de aprendizaje y del desarrollo mental.

Según los diferentes tipos de sueño la privación del mismo conlleva consecuencias diferentes. Al sueño NREM se le ha relacionado con la mayor profundidad del sueño y con la secreción de la hormona del crecimiento. La disminución crónica de este tipo de sueño provoca retraso del crecimiento y menor regeneración de tejidos. 

La falta de sueño REM provoca, además de los síntomas cognitivos y conductuales descritos anteriormente, dificultades para una correcta interacción social y menor capacidad de juicio y toma de decisiones, lo que se manifiesta en los niños como impulsividad.

Cuando existen problemas con el sueño, y éstos sobrepasan cierta intensidad o superan la capacidad adaptativa de la persona, es cuando éstos se convierten en patológicos, provocando malestar significativo con síntomas que afectan tanto a la esfera física, como a la psicológica y conductual.

biberón para lactancia mixta

Medidas preventivas 

El sueño, como conducta humana, puede modificarse para aprender a dormir bien. De esta forma, con una adecuada educación por parte de los padres y cuidadores desde el nacimiento del bebé, la mayoría de los trastornos del sueño podrían prevenirse. 

En los niños, la clave está en establecer rutinas, para proporcionar al menor los denominados «objetos de transición», que facilitan la asociación del entorno al sueño y fomentan su capacidad de conciliar y mantener el sueño de forma autónoma. 

Los aspectos esenciales en los que debe basarse la labor de prevención son los siguientes

  • A pesar de que la transición vigilia-sueño es sobre todo una función biológica, también está modulada por los factores psicosociales y el tipo de educación o cuidados que reciben los niños, especialmente a partir de los 3-4 meses de vida.
  • Las relaciones madre-hijo durante el día son importantes para desarrollar las situaciones o hábitos relacionados con el sueño.
  • Debido a que el sueño en nuestro ámbito sociocultural implica tradicionalmente la separación del cuidador del niño, deben valorarse las separaciones progresivas durante el día en función de las creencias familiares sobre los cuidados que se deben proporcionar a los niños, el estilo de educación y el tipo de apego.
  • Que los diferentes modelos de acostar a los niños (solitario, compartir habitación con los hermanos, o con los padres, compartir lecho con los padres…) sean beneficiosos o perjudiciales a una determinada edad no depende únicamente de la localización y el modo en que el sueño se desarrolla sino, fundamentalmente, del significado social y psicológico que tiene para las relaciones intrafamiliares el modelo elegido por los padres (no obligado por la conducta del niño).
  • Para educar en cualquier área, en general, no hay sistemas buenos o malos, sino diferentes. El mejor sistema es el que se acopla más armónicamente a cada unidad familiar y sigue los criterios culturales dominantes

Consejos que incluir para las medidas preventivas de los problemas del sueño

Menores de dos meses

  • El recién nacido duerme mucho, pero no puede hacerlo de forma seguida. Cada 3-4 horas se despierta. Necesita comer, que le cambien y que hablen con él. 
  • Después de comer inicia lo que llamamos «sueño activo»: mueve los globos oculares, hace muecas, respira irregularmente, emite algún quejido y realiza pequeños movimientos con las extremidades. Aunque parezca que el niño está inquieto, este tipo de sueño es totalmente normal y no se debe interrumpir bajo ningún concepto. 
  • Si los padres o las personas que están a cargo del bebé no conocen esta situación, es muy probable que lo toquen, lo cojan o lo acunen, con lo cual rompen su sueño normal y dificultan su maduración. Después de unos 30-40 minutos en esta situación, el bebé entra en el sueño más profundo, que denominamos «sueño tranquilo». Está totalmente relajado, y respira suave y profundamente.

Entre 2-5 meses

  • Un sueño de calidad durante el día mejorará el sueño nocturno
  • Antes de cada período de sueño conviene tranquilizar al bebé
  • Los movimientos durante unos minutos, el contacto cara a cara y las palabras suaves deben servir para tranquilizarlo (o reducir su nivel de activación), pero no para dormirlo.

Entre 5-12 meses

  • Durante los primeros 8 meses puede ser habitual y normal que el bebé se despierte por la noche
  • Desde los 5 meses de edad el bebé capta todas las sensaciones que le transmiten los adultos. Si los padres son tranquilos y le hablan dulcemente, el bebé captará esta sensación y responderá de la misma manera. Por el contrario, si dudan, están inquietos o cambian continuamente de rutinas, el bebé se volverá inseguro y mostrará inquietud.

A partir de los 12 meses

  • El niño puede empezar a comprender que se le está enseñando a dormir de manera autónoma.
el mejor biberón

Valoración del sueño por el profesional sanitario 

Si tienes dudas de si tu bebé/niño, tiene algún problema del sueño, tu médico de atención primaria puede valorarlo.  Para la entrevista con los padres/familiares/pacientes ante sospecha de trastornos de sueño, hay una serie de preguntas que pueden utilizarse como pauta para ayudar a los profesionales sanitarios a detectar trastornos de sueño y realizar el diagnóstico diferencial de otros problemas de sueño u otros trastornos

Preguntas clave que pueden hacer sospechar trastornos del sueño

DURANTE EL DÍA, ¿tiene…: 

  • mal rendimiento escolar? 
  • hiperactividad? 
  • trastorno del comportamiento, agresividad? 
  • accidentes frecuentes? 
  • dolores de crecimiento? 
  • cefaleas matutinas? 
  • retraso pondero-estatural? 
  • somnolencia diurna excesiva (en > 5 años)? 
  • mejora la conducta si duerme más?

DURANTE LA NOCHE, ¿tiene…: 

  • despertares frecuentes (3-5 requerimientos/noche, más de 3 noches/semana (en >1 año)? 
  • tarda más de media hora en dormirse? ¿Llora? 
  • ronquido nocturno? 
  • pausas respiratorias? 
  • respiración bucal? 
  • dificultad para despertar por las mañanas? 
  • excesiva irritación al despertar?

Conclusión ruidos blancos para bebés, mejor no

Como mamás y matronas te entendemos perfectamente, ese momento en que el bebé lleva varios días que no has dormido nada, y pruebas a usar los ruidos blancos y se duerme. Pero al final, debemos hacer caso a la ciencia y sus recomendaciones. Antes de llegar a que tu bebé no duerma, y tener que recurrir a los ruidos blancos, intenta llevar a cabo las recomendaciones de las guías clínicas para fomentar el correcto sueño de tu bebé. Lo estas haciendo genial, y al final estas noches de insomnio quedarán en algo anecdótico. 

biberón lactancia materna
matrona

[B] Escogemos el flujo según la edad del bebé.

Recuerda que si vas a usar cereales, tienen una densidad mayor a la leche líquida, por eso tenemos disponible un flujo exclusivo para cereales y/o papillas

matrona

[LM] Existen corrientes de usar un flujo menor correspondiente a la edad del bebé.

Con Happymami no hace falta, nosotras para desarrollar nuestros Happymamis estudiamos la lactancia materna en su conjunto. La eyección de leche materna, el flujo de salida en cada etapa, la succión del bebé, las necesidades del bebé…. Y a partir de ahí desarrollamos nuestros flujos.

Entonces si tú tienes un bebé de 4 meses y le pones un flujo para bebés de 2 meses, lo que probablemente tenga más riesgo es que tu bebé rechace el biberón.

Por eso nuestra recomendación es que cojas el flujo que le corresponde por edad, y sigas las pautas que te daremos al realizar tu compra para que tu bebé coja el biberón sin afectar a tu lactancia materna.

matrona

[B] Si tu bebé sufre muchos cólicos necesitamos un biberón con un sellado total, que corresponde a la inclinación pronunciada. Por el contrario, usaremos una inclinación media, para casos aislados de cólicos. Y una inclinación suave en casos especiales indicados por nuestras matronas.

matrona

[LM] Puedes ponerte de perfil y observarte el pecho.

  • ¿Tienes un pecho totalmente plano? cogemos inclinación suave.
  • Si acaba totalmente en punta, escoge inclinación pronunciada.
  • O si más bien es redondito, inclinación media.

Si tienes dudas entre cualquier forma y redondeado, nuestro consejo es que cojas la inclinación media que corresponde al redondeado.

matrona

[Biberón exclusivamente] Si es el primer biberón que vas a usar desde el nacimiento, nuestra recomendación es que escojas un pezón medio.Por otra parte, si tu bebé ha usado ya otros biberones y los rechaza, o si al usar el chupete le genera muchos ascos y arcadas a tu bebé escogeremos pezón pequeño.

Guía medir pezón HM
matrona

[LM] Necesito que midas la longitud de tu pezón antes de la toma, [GUÍA PARA MEDIR PEZÓN].   

Sabemos que durante la toma se produce una elongación del pezón, y la hemos tenido en cuenta durante el desarrollo de nuestras tetinas. Por eso se tomaron justo esos parámetros de la medida del pezón antes de realizar la toma

Y por último, si usas pezoneras ten en cuenta el tamaño de la pezonera. 

¿Necesitas Ayuda?