Todo responde a una pregunta: ¿Por qué Happymami?

Para entenderlo hay que pensar en el amor de una madre por sus hijos. Cuando tienes la suerte de haber crecido arropada entre los brazos de tu madre, desde el primer momento creas un vínculo único, y ahí empieza todo… Happymami nace para cuidar ese vínculo tan especial creado, desde el primer momento, entre una madre y su bebé.

Una de las cosas que nos une a todo el equipo de Happymami es nuestra admiración por nuestras madres, el querer reconocer tanta pasión para trasladarnos los valores que hoy representamos en Happymami: Esfuerzo, honestidad, constancia y familia.

Nos sentíamos en deuda con ese esfuerzo y queríamos cuidar el maravilloso vínculo que se crea entre una madre y su bebé.

En nuestra vida profesional junto a mamás, trabajamos ofreciéndoles el máximo cuidado a cada detalle. Pero veíamos como se nos estaba escapando uno de los más importantes: La humanización del biberón.

Teníamos el concepto de biberón muy generalizado y todos con la premisa de que imitaban la lactancia materna, pero… ¿Qué lactancia materna? Porque pechos hay muchos y todos diferentes. Entonces nos decidimos a buscar una solución.

Innovación y cuidado

Tras años de estudio, como matrón, de la anatomía femenina durante su lactancia conseguimos crear este nuevo concepto de proyección sensorial. Logramos recoger algo tan complejo y maravilloso como la lactancia materna en una tetina perfecta para tu bebé. Estos diseños exclusivos de Happymami simulan las distintas «proyecciones» que se encontraría tu bebé si convirtiéramos tu lactancia materna en un biberón. Ahora si existe un biberón que cuida tu lactancia materna, única y exclusiva.

En los biberones Happymami hemos utilizado los mejores materiales para lograr además de la proyección adecuada, un toque sensorial, con textura delicada, suave y calmante, que imitan tu pecho, además de una pincelada de color que lo hacen tan natural que maximiza la sensación de bienestar y tranquilidad en tu bebé.

Ingeniería de vanguardia trasladada al cuidado y mimo que se merece el paladar de nuestros bebés, creando eso que tanto nos gusta… Sensaciones agradables.

Únicos, como mami

Llegados a este punto, debíamos seguir mejorando:

Hasta ahora nos habíamos centrado en crear tetinas preparadas para la boca del bebé. Nuestro nuevo concepto no solo piensa en la anatomía de su boquita sino también en la propia anatomía materna, representando su lactancia, protegiéndola y cuidándola para evitar así el factor de confusión. Además, aumenta las probabilidades de que el bebé acepte el biberón, ya que se ha diseñado de forma exclusiva para él.

Para acabar nos gustaría hacer un ejercicio. Imagina un espejo en el que te miras, ¿Qué ves?

Eres tú… perfecta para tu bebé.

Esta es nuestra máxima:

Para cada bebé lo perfecto es su mamá.

Por eso, si se necesita o se decide dar un biberón, este debería ser perfecto y único como cada mamá y su bebé.