Envío GRATIS añadiendo un 2º producto*
Happymami logo

No hay productos en el carrito.

 Guía de lactancia materna para los primeros días


En la actualidad, la lactancia materna, ha adquirido una relevancia especial. La leche materna es el alimento más completo y óptimo que puedes ofrecer a tu bebé, por eso es recomendada por la Organización Mundial de la Salud, y las autoridades sanitarias como la alimentación ideal del recién nacido de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, y de forma complementaria hasta los dos años. Una tendencia al alza entre la población mundial, que radica en el compromiso de alimentación más natural, y fomento del vínculo entre la madre y su bebé. Por eso las matronas de Happymami han creado este post especial para ti, guía de lactancia materna para los primeros días con la última actualización sobre las claves para conseguir la instauración de la lactancia materna.

Claves para conseguir la instauración de la lactancia materna

El primer biberón diseñado a medida

Antes de empezar, es muy importante saber que la decisión de cómo alimentar a tu bebé es exclusivamente tuya. Aquí no enjuiciamos, nosotras te ayudamos, por eso, realiza una lectura amplia sobre el tema durante tu embarazo, en la que tengas toda la información necesaria, con beneficios, dificultades, etc. Y tras esta información de calidad, en base a las últimas evidencias científicas, tomarás la decisión que mejor se adapte a las necesidades tuyas y de tu bebé.

Beneficios de la lactancia materna

La leche materna es única. Es un líquido vivo que está especialmente diseñado para el bebé humano y que cambia, toma a toma, día a día y mes a mes, para satisfacer las necesidades de tu bebé. Además proporciona defensas activas frente a la infección. Si te interesa, puedes descubrir más información sobre la importancia de la leche materna.

Beneficios para tu bebé

  • Protege frente a las infecciones respiratorias, otitis, infecciones gastrointestinales e incluso urinarias.
  • Protege frente al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.
  • El amamantamiento proporciona contacto físico a los bebés lo que les ayuda a sentirse más seguros, cálidos y consolados.
  • Los niños amamantados tienen un mejor desarrollo dental con menos problemas de ortodoncia y caries.
  • Potencia el desarrollo intelectual gracias a que la leche materna tiene componentes específicos que son fundamentales para el desarrollo del cerebro.
  • La leche materna se digiere mejor y tiene efectos positivos a largo plazo sobre la salud del niño disminuyendo el riesgo de que padezca alergias, diabetes, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal, obesidad, hipertensión o cifras altas de colesterol.
  • Parece tener cierta protección frente a linfomas y algunos otros tipos de cáncer.
  • La leche humana es el alimento de elección para todos los niños, incluidos los prematuros, los gemelos y los niños enfermos.

Beneficios para la mamá

  • Previene las hemorragias post‐parto, ya que la succión del bebé facilita que el útero recupere su tamaño inicial y disminuye la posibilidad de anemia.
  • Favorece la recuperación del peso preembarazo.
  • Produce bienestar emocional y proporciona una oportunidad única de vínculo afectivo madre-hijo.
  • Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario.
  • Mejora el contenido en calcio de los huesos al llegar a la menopausia.

Beneficios para la sociedad y el medio ambiente

  • Es gratuita. Supone un ahorro en concepto de fórmulas artificiales
  • Al disminuir las infecciones y la gravedad de las mismas reduce los gastos médicos y los problemas laborales y familiares que dichas enfermedades suponen para los padres y la sociedad. Reduce el uso de recursos humanos y materiales de la sanidad y si los niños enferman, se recuperan antes.
  • La leche materna es un recurso natural que no contamina y protege el medio ambiente ya que no produce residuos, ni necesita envases ni tratamientos especiales que requieran gasto energético en su elaboración ni emisiones de CO2.

Diseña tu biberón

¿Existen contraindicaciones para amamantar?

Hay muy pocas situaciones en las que estará contraindicada a lactancia materna, pero son mínimas. Esto quiere decir que, casi el total de las mujeres podrán alimentar a sus bebés con su leche materna, si lo decidieran así. Las contraindicaciones son:

  • Madre con infección por VIH: en nuestro medio se considera una contraindicación verdadera.
  • Galactosemia: es una enfermedad con la que nacen muy pocos bebés que no les permite digerir la lactosa de la leche, por lo que contraindica la alimentación con leche materna.

¿Cómo preparo mis pechos para la lactancia durante el embarazo?

No hace falta hacer nada para preparar el pecho para la lactancia materna durante el embarazo. Lo que sí es recomendable, es informarse bien sobre el tema. Puedes acudir a las clases de preparación para la maternidad impartidas por matronas. Busca ayuda, apoyo, consejo e información de profesionales expertos en lactancia materna (enfermeras, matronas, ginecólogos, pediatras, médicos de familia…). Pregunta todo lo que necesites o te preocupe. Habla con tu pareja, comparte la información, para que podáis decidir juntos. Habla con otros miembros de la familia para organizar una pequeña red de apoyo en el domicilio y así poder dedicarte con tranquilidad a disfrutar de la lactancia y conoceros tu bebé y tú.

El inicio de la lactancia materna tras el parto o cesárea

Es muy importante iniciar la lactancia materna tras el nacimiento tan pronto como sea posible, independientemente de cómo haya sido el nacimiento del bebé. Se recomienda, siempre que el estado del niño y de la madre lo permitan, que la madre y el recién nacido permanezca en contacto piel con piel tras el parto, al menos las dos primeras horas, o hasta que el bebé haga la primera toma al pecho.

Tu bebé, tiene unas capacidades innatas, que si le dejamos, se pone en marcha tras el nacimiento. Puesto boca abajo sobre tu abdomen, gracias a sus sentidos (sobre todo el tacto y el olfato) y a sus reflejos, es capaz de llegar por sí sólo a tu pecho. Reptando hasta él, lo olerá, lo tocará con las manos y posteriormente con la boca y finalmente, será capaz de agarrarse al pecho espontáneamente, con la boca totalmente abierta, abarcando el pezón y gran parte de la areola. Descubre más información sobre las etapas de la lactancia materna. 

El calostro, un superalimento

En esta primera toma, descubrirá el calostro. Es la primera leche que la glándula mamaria produce durante los últimos meses de embarazo y primeros días tras el parto y proporciona a tu bebé todo el alimento que necesita esos primeros días. Es muy denso y de color amarillo y la mamá no nota los pechos llenos. Este líquido es rico en calorías, proteínas, anticuerpos y betacarotenos, mientras que es más bajo su contenido en grasa y lactosa.

Poco a poco la leche se irá haciendo más blanca y ligera y aumentará la cantidad (leche madura) de acuerdo a las necesidades de tu bebé. Clínicamente, la “subida de la leche materna” ocurre en torno al tercer día postparto, pero hasta un 25% de las madres perciben la subida después de las 72 horas. En ese momento, tu bebé extrae alrededor de 20 cc de leche materna en cada toma. Ten en cuenta que si tu bebé realiza chupeteos de sus manos, no son consecuencia del hambre, son reflejos de un niño normal y sano. 

Reproduce tu anatomía protege tu lactancia materna

Factores favorecedores del inicio de la lactancia materna y la subida de la leche.

  • El contacto precoz de la piel de la madre con la del hijo.

  • El inicio del amamantamiento en la primera hora tras el parto.

  • El amamantamiento frecuente.

  • Buen acoplamiento boca-pecho.

  • El vaciado adecuado de la mama.

  • La succión precoz y frecuente en los primeros días.

¿Cómo reacciona tu bebé los primeros días de lactancia materna?

Generalmente los recién nacidos tienen una fase de unas dos horas, nada más nacer, en las que se encuentran muy despiertos y activos. En este periodo de tiempo, la mayoría consigue realizar su primera toma al pecho espontáneamente durante el contacto precoz piel-piel. Después pasan a una fase de sueño (letargo fisiológico, de “recuperación” del parto) que puede durar entre 8 y 12 horas. Durante esta fase, si se le mantiene en contacto piel con piel, el bebé volverá a tomar el pecho cuando lo necesite.

A partir del primer día de vida lo habitual es que tu bebé mame frecuentemente, unas 8-12 veces al día o más y que las tomas sean irregulares y más frecuentes por la noche. Sin embargo, algunos lactantes continúan muy adormilados, piden poco y maman menos de lo que necesitan. En estos casos conviene colocarlos en contacto piel con piel, lo que ayuda a que respondan al olor de la madre y mamen de forma espontánea. En ocasiones, puede ser necesario ayudarlos a despertarse desnudándolos y volviendo a vestirlos, dándoles un masaje rotatorio en la planta de los pies o una suave caricia en la espalda de abajo a arriba. Te dejamos un enlace por si necesitas más información sobre despertar o no a tu bebé.

¿Le doy los dos pechos?

En esta primera etapa, en cada toma hay que darle al niño ambos pechos, siendo necesario que vacíe completamente un pecho antes de ofrecerle el segundo para que obtenga así la leche del final de la mamada, que al tener mayor contenido en grasa, hace que el niño crezca y engorde. Es mucho más importante dejar que el niño termine de tomar el primer lado antes de ofrecerle el segundo, aunque esto signifique que rechace el segundo lado durante esa toma. No debes limitar el tiempo en las tomas. Es mejor permitir que el niño mame hasta que muestre señales de satisfacción, tales como soltarse él solo o tener los brazos y las manos relajados. Si tarda mucho se debe meter el dedo meñique presionando el paladar para así evitar que se dañe el pezón. No es necesario lavar el pecho antes ni después de cada mamada ni se debe usar jabón sobre los pezones ya que los reseca.

Número de tomas

Es importante ofrecer el pecho a demanda, siempre que el bebé lo requiera y todo el tiempo que quiera. De esa manera estaremos seguros de que recibirá todo lo que necesita, unas veces será alimento, otras calor, cariño o protección.Cada niño es diferente y necesita su tiempo para alimentarse, lo mismo nos sucede a nosotros (no todos comemos a la misma velocidad).

Los primeros días necesitan mamar entre 8 y 14 veces al día, por dos motivos fundamentales: el pronto establecimiento de la lactancia materna y la disminución del riesgo de que se produzca una hipoglucemia del lactante. No conviene no utilizar pautas estrictas de alimentación, ya que inhiben las interacciones naturales madre-hijo, interfieren los ciclos naturales del hambre y producen ansiedad en la madre.

Los signos más precoces de hambre son el chupeteo, cabeceo, sacar la lengua, llevarse las manos a la boca… Este es el momento ideal para ponerlo a mamar. No es bueno esperar a que llore para ponerlo al pecho ya que el llanto es un signo tardío de hambre y no será fácil que se agarre al pecho hasta que se haya tranquilizado. Aquí te dejamos un post sobre el llanto y su significado según el tipo.

Diseña tu biberón

Técnicas de lactancia materna

La mayoría de los problemas de lactancia se deben a problemas en la técnica de lactancia, bien por una posición inadecuada, un agarre no correcto o una combinación de ambos. 

Para un buen agarre es importante que todo el cuerpo del bebé esté enfrentado a la madre, y que al abrir la boca introduzca gran parte de la areola, especialmente por la parte inferior (donde tiene la barbilla) para que al mover activamente la lengua no lesione tu pezón. 

Los signos que nos indicarán un buen agarre son: 

  • El mentón de tu bebé toca tu pecho
  • La boca de tu bebé está bien abierta
  • El labio inferior está hacia fuera (evertido) 
  • Las mejillas estén redondas o aplanadas (no hundidas) cuando succiona. 
  • Se vé más areola por encima de la boca que por debajo. 

Posiciones que te ayudarán en la lactancia materna

Independientemente de la postura que adoptes con tu bebé para las tomas. Existen unos tips básicos que debes tener en cuenta y que facilitarán el agarre de tu bebé. Porque no existe una única posición adecuada para amamantar, lo importante es que la madre esté cómoda, que el agarre sea adecuado, y que el bebé esté enfrentado y pegado al cuerpo de la madre. 

  • Como mamá, debes sentirte cómoda con la postura. Para ello, la utilización de almohadas o cojines puede resultarte útil.
  • El cuerpo de tu bebé, debe estar en estrecho contacto con el tuyo. Cuando estés recostada, el peso de tu bebé descansará sobre tu cuerpo. Así, resultará más fácil mantener ese contacto estrecho que facilita la puesta en marcha de los reflejos de tu bebé.
  • La cabeza de tu bebé, debe de estar frente al pecho, bien alineada con el cuerpo. (Su cuello no debe de estar flexionado, ni la cabeza girada). Es preferible mover al bebé que mover el pecho de la madre.
  • El mentón de tu bebé, debe de estar apoyado en el pecho con el pezón por encima del labio superior, a la altura de la nariz. Así, cuando tu bebé ponga en marcha el reflejo de búsqueda y agarre tu pecho, el cuello quedará en ligera hiperextensión, facilitando la coordinación, succión, deglución, respiración.
  • Recordarte que es preferible favorecer el afianzamiento espontáneo. Cuando la boca de tu bebé esté bien abierta, acércale al pecho y permite que sea tu bebé quien lo agarra. Si tu bebé no lo consigue, puede ser útil el agarre dirigido

Posturas favorecedoras del inicio de la lactancia materna

A continuación te mencionamos  algunas posturas que pueden favorecer el inicio de una lactancia materna feliz y duradera. Descubre más información sobre las posiciones de lactancia materna

  • Posición de cuna:
    • Como mamá, sujeta el cuello y la cabeza de tu bebé con el mismo brazo y mano del pecho que ofrece
  • Posición recostada:
    • Colócate de lado de forma que tu pecho descanse sobre el colchón
    • Esta postura es especialmente útil para favorecer el descanso materno cuando existe dolor en el periné, (parto instrumental, hemorroides…)
  • Posición de rugby:
    • Sujeta el cuerpo y la cabeza de tu bebé con el antebrazo y la mano del mismo pecho que vas a dar. Así, te queda una mano libre para poder realizar un agarre dirigido si lo precisas.
    • Esta postura es especialmente útil en cesáreas, madres con mamas muy grandes o con obesidad mórbida o en amamantamiento simultáneo en gemelos.
  • Posición de crianza biológica: 
    • Posiciónate semi recostada (entre 15º-65º) y cómoda
    • Esta postura es especialmente útil cuando existen dificultades con el agarre, ya que facilita que el recién nacido ponga en marcha sus reflejos instintivos. Verás cómo tu bebé cabecea y se desplaza buscando el pecho de la madre.

Compatible con leche de formula

¿Cómo interrumpir la succión del bebé?

Interrumpe la succión antes de retirar el bebé de tu pecho. Hazlo poniendo un dedo limpio en el lado de la boca de tu bebé, entre sus mandíbulas. No lo retires hasta que notes que ha terminado. O introduce el dedo meñique presionando el paladar para así evitar que se dañe el pezón.

¿Tengo que realizar algún cuidado especial del pecho durante la lactancia?

Tu pecho, no necesita ningún cuidado especial durante el embarazo y la lactancia materna. Realiza una higiene diaria, y será suficiente. Además, utiliza ropa interior práctica y con sujeción suficiente, que te hará sentir más cómoda.

¿Cómo saber si mi bebé está comiendo lo suficiente?

Para saber si tu bebé está realizando bien las tomas, puedes tener en cuenta:

  • Frecuencia de las tomas: Tu bebé deberá realizar entre 8 y 12 tomas cada día. 
  • Deposiciones: Cuenta los pañales cuyo contenido sea del tamaño del círculo que forma al tocar las puntas del pulgar e índice.
    • 1-2 días de vida, 1-2 pañales mojados, meconio variable
    • 2-6 días de vida, 5 -8 pañales mojados, al menos 3 deposiciones verdosas
    • 6 días a 6 semanas, 5-6 pañales mojados, al menos 3 deposiciones amarillo mostaza
    • Más de 6 semanas, 5-6 pañales mojados, algunos bebés hacen menos deposiciones pero mayor volumen y blandas.
  • Apariencia y estado general: Que tenga un color normal, la piel es firme y además se encuentra activo y alerta.
  • Aumento de peso y crecimiento: Este apartado será valorado por tu pediatra o enfermera de pediatría

Descubre más información para saber si tu bebé está tomando suficiente leche haciendo click aqui

¿Qué debo comer mientras doy lactancia materna?

La mujer que amamanta no precisa dietas especiales. La mejor alimentación proviene de una dieta sana y variada, evitando aditivos y contaminantes. Sólo en algunos casos, por enfermedad o problemas nutricionales, puede el médico aconsejar algunos suplementos.

Aunque está comprobado que el aroma de los alimentos pasa a la leche y puede hacer cambiar su olor y su sabor, no hay ningún alimento prohibido durante la lactancia. Esos cambios de sabor que experimenta la leche materna ayudan al bebé a familiarizarse con diversos sabores, lo que le permitirá aceptar más fácilmente la alimentación complementaria. Sólo en el caso de observar de forma repetida que tras haber comido la madre un determinado alimento, el bebé muestra algún tipo de molestias (vómitos, diarreas, erupciones, malestar o rechazo de la leche), puede ser necesario evitar ese alimento en concreto.

Diseña tu biberón

¿Puedo tomar medicación durante la lactancia?

Si necesitas tomar medicación durante el embarazo o tras el parto, puedes consultar con un médico. Recordarte que la mayoría de medicamentos pueden ser usados durante la lactancia. No todos los fármacos pasan a la leche y en general, prácticamente en todas las circunstancias pueden ofrecerse alternativas si el fármaco elegido conlleva algún tipo de riesgo. Puedes consultar la compatibilidad de medicación y lactancia en la página www.e-lactancia-org.

Conclusión guía lactancia materna para los primeros días. 

Cada caso es único, y deberás de acercar estas recomendaciones al tuyo. Sin duda, la base está en que si tu decisión libre e informada es ofrecer a tu bebé lactancia materna, puedes hacerlo. Los principios pueden ser un poco difíciles por las dudas que genera esta nueva etapa, pero poco a poco  con esta guía de lactancia materna iréis aprendiendo y afianzando la lactancia materna. Además, no dudes en apoyarte en tu matrona y grupos de lactancia que estarán encantadas de ayudarte en tu caso.

Avalado por profesionales sanitarios

 


Entradas recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • "Ha sido todo un descubrimiento: buscábamos un biberón para proteger la lactancia materna y nos ha ido genial. Recomendable al 100%"
    Laura Hernández
     
  • "Me encanta el tacto natural que tiene, mi bebé no deja de tocarlo!!"
    Silvia Rodríguez
     
  • "Necesitábamos un biberón porque volvía al trabajo y ahora estoy tranquila con Happymami. Mi bebé realiza la toma completa"
    Andrea Torres
     
  • "Un biberón 10, fácil de limpiar, y que sea de silicona entero me encanta, porque mi bebé juega con el biberón,
    y si se cae, no se rompe"
    Victoria Marpe
     
  • "Totalmente increíble,
    llevamos probando distintos biberones desde hace semanas y
    éste lo aceptó a la primera!!"
    Carolina Baza
     
  • "Su equipo de matronas me asesoraron perfecto, logrando que mi bebé cogiera el biberón. Estaba desesperada, y ha ido genial, muchas gracias"
    Eva Castell
     
____________

Si no estás segura de tu diseño, contesta estas preguntas y te decimos cuál es el biberón ideal para tu bebé

Contestar preguntas
Copyright 2020 - 2021 © | Happymami Todos los derechos reservados
menu-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram