Envío GRATIS añadiendo un 2º producto*
Happymami logo

No hay productos en el carrito.

 Guía de cuidados generales del recién nacido


Con la llegada de tu bebé a casa, es normal que surjan muchas dudas sobre los cuidados diarios que necesitará tu bebé. Es una etapa muy intensa con numerosos cambios, pero será transitoria. Además, para que vuestra adaptación sea la mejor posible, nuestro equipo de matronas de Happymami han preparado este post en especial para ti. Con esta guía de cuidados generales del recién nacido.

Guía los primeros días en casa con tu bebé

El primer biberón diseñado a medida

Para esta primera etapa de cuidados del bebe es importante el sentido común, pues te ayudará a entender a tu bebé de la mejor forma y a buscar soluciones a los problemas cotidianos, apoyándote siempre en las recomendaciones de los profesionales sanitarios que te rodean. Recuerda, que no todos los bebés son iguales, algunos son más tranquilos, y se adaptan a las nuevas situaciones fácilmente. Pero, otros son más irregulares en sus hábitos. Menos horas de sueño, deposiciones variables, mayor nerviosismo, o llanto fácil. Hay que darse un tiempo para conoceros, y poco a poco, reconocer el ritmo de tu bebé. Al igual que la lactancia materna, es un aprendizaje que lograréis día tras día. (Recuerda que está redactado por orden alfabético para que te sea más fácil encontrar la solución a tu consulta).

Baño

El baño de tu bebé puede ser diario desde el nacimiento, aunque no se le haya caído aún el ombligo. Recomendado a partir de las 24 horas desde el nacimiento y nunca antes de las 6 horas. Elige el momento del día más tranquilo para ambos, o cuando al bebé le resulte más relajante, y convierte esta práctica en un juego entrañable entre los padres y el bebé. Descubre más sobre cómo bañar a tu bebé.

  • Ten todo lo que puedas necesitar a mano.
  • No llenes mucho la bañera, basta con 10 ó 15 cm de agua.
  • La temperatura del agua debe ser agradable (36-38ºC). Asegúrate de que no quema introduciendo tu codo o el dorso de la mano.
  • La temperatura ambiente debe ser también agradable (22-24º), evitando las corrientes de aire. 
  • Los aparatos eléctricos cerca del agua pueden provocar cortocircuitos y accidentes muy graves, como la electrocución. 
  • Usa jabones suaves y en muy poca cantidad, aprovechando la misma agua para aclararle. Si es niña, limpia la zona existente entre los genitales y el ano (de delante hacia atrás) para evitar posibles infecciones. 
  • El baño no ha de durar demasiado. Al principio bastan, unos minutos, y a medida que el bebé vaya creciendo puedes prolongar este momento. 
  • Sácale del agua con cuidado, envuélvele en una toalla seca y templada, y sécale con suavidad. 
  • Después del baño podemos aprovechar para hidratar bien su piel a la vez que le damos un masaje usando una crema o loción hidratante o aceites adecuados para su edad. Este masaje permite el contacto íntimo de los padres con el bebé, le relaja para el sueño y nutre su piel

Chupete

Si le das el pecho, no se aconseja su uso durante las primeras semanas hasta que la lactancia esté bien establecida. Las diferencias existentes entre los dos tipos de succión pueden confundir al bebé en la manera de mamar. Ésta es una de las causas del fracaso de la lactancia materna. 

Por seguridad, el chupete ha de ser de una sola pieza. En cuanto al material, tanto los de silicona como los de látex son adecuados, aunque a partir de los 6 meses son preferibles los de látex porque son más resistentes a los mordiscos.

Por último, hay que evitar compartir con los bebés utensilios, como cubiertos, o limpiar el chupete del niño en nuestra boca. De esta forma impediremos la transmisión de gérmenes, incluidos los responsables de la caries.

Diseña tu biberón

Colecho seguro

Guía sobre el colecho seguro. Evita hacer colecho sí:

  • Fumas tú o tu pareja. 
  • Has consumido bebidas alcohólicas. 
  • Tomaste drogas o medicamentos que provoquen un sueño más pesado de lo habitual. 
  • Estando cansada y crees que no te despertarás si el bebé te necesita. 
  • Si padeces una enfermedad que hace que no te despiertes en respuesta a las necesidades del bebé.

Cólicos del lactante

Episodios de llanto, más o menos prolongados y difíciles de calmar, que ocurren sobre todo por la tarde o a primeras horas de la noche. Se suelen repetir durante una temporada todos los días, en las mismas condiciones y son bastante frecuentes a lo largo de los tres primeros meses de vida. No es una enfermedad sino una circunstancia que desaparecerá en unas semanas. Guía completa cólico del lactante.

  • Masaje para cólicos:
    • Masajeamos el abdomen del bebé (debajo de las costillas hasta el pubis) con presión suave
    • Manos que reposan: Colocamos las manos sobre el vientre del bebé. Intenta relajarte del todo aunque el bebé se mueva o llore.
    • Rueda hidráulica: Realizamos movimientos de paleteo en el vientre del bebé, una mano tras la otra, como si estuvieras haciendo un hueco en la arena. Las manos deben amoldarse al vientre del pequeño. Repetir 6 veces.
    • Rodillas arriba-abajo: Dobla las piernas del bebé y luego presiona suavemente hacia el vientre, mantén esta posición durante cinco segundos aproximadamente, 1 vez (no debemos juntar las rodillas antes del gateo).
    • Toque de relajación: Pasamos las manos por sus piernas hasta el tobillo para liberar la tensión y ayudamos a que se relaje.
    • Sol-luna: Imaginamos un reloj en el abdomen del bebé. El adulto con la mano izquierda comienza en el lado derecho del abdomen del niño (7 horas) dibujando un círculo completo en el sentido de las agujas del reloj, sin levantar la mano. Cuando la mano izquierda del adulto pasa sobre las doce horas, la mano derecha se incorpora sobre las once horas hasta las 17 horas, como si fuera una media luna. Repetir 6 veces.
    • Repetimos rodillas arriba-abajo (igual que punto 3)
    • De nuevo, toque de relajación: Pasamos las manos por sus piernas hasta el tobillo para liberar la tensión y ayudamos a que se relaje.
    • Reinicia el ciclo entero (pasos 1 al 7) 3 veces. 2 veces/día durante 2 semanas (podemos valorar continuar si es necesario). Pueden pasar varios días antes de que tu bebé responda de forma favorable; a veces, el bebé ya comienza a expulsar los gases en el primer intento. Cada niño es diferente.
  • Postura en el momento del cólico: 
    • Posición del bebé boca abajo, con la palma de nuestra mano en el abdomen del bebé, su cabeza apoyada en la parte interna de nuestro codo con los pies colgando, y la otra mano sobre la espalda del niño apoyando la palma.

Cuna

Si usas cuna, que esté homologada. Si es antigua comprueba que la separación de los barrotes sea menor de 5 centímetros. Cuando acuestes al bebé no le pongas cadenitas, medallas, baberos ni imperdibles, por su seguridad.

Reproduce tu anatomía protege tu lactancia materna

Dermatitis irritativas del pañal

Se trata de un proceso irritativo e inflamatorio secundario al efecto de la humedad, la ausencia de aireación y rozamiento por acción directa de los pañales. Además, de la lesión que presenta en el área del pañal, puede manifestar un cuadro de llanto e irritabilidad a la hora de limpiar. Completa información dermatitis irritativa del pañal.

  • Prevención:
    • Realiza una buena higiene de la zona, que debe permanecer limpia y seca. 
    • Debes secar la piel de forma delicada
    • Es recomendable que los productos que utilices sean de tipo líquido, sin detergentes ni perfumes y con un pH neutro o ligeramente ácido
    • Los pañales desechables se asocian a una reducción de la incidencia
    • Cambia frecuentemente de los pañales para reducir la exposición de la piel de tu bebé a irritantes
    • Puedes utilizar cremas que se denominan de “barrera“

Deposiciones

Durante las primeras 24 a 48 horas de vida del bebé, las cacas son de color negro y pastosas (se las llama meconio). Después se hacen más líquidas y menos pastosas, de color verdoso- negruzco (son las denominadas de transición). Al finalizar la primera semana de vida aparecen las heces definitivas, de color amarillo (a veces verdosas) de consistencia parecida a la pomada o semilíquidas, grumosas y con coágulos blancos, y en los niños alimentados al pecho, prácticamente sin olor. 

  • En un bebé que al 4º o 5º día que siga eliminando meconio o heces de transición, y no gane peso, es necesario “vigilar” la técnica de lactancia materna. (¿Cómo saber si tu bebé está tomando suficiente leche?)
  • El número de deposiciones al día es muy variable. Puede ir desde una con cada toma, hasta una cada dos o tres días en recién nacidos
  • Generalmente, los niños alimentados al pecho hacen más veces al día y más blandas que los alimentados con biberón. Luego, el ritmo es más irregular y si el bebé está bien, aunque no haga caca, no hay que hacer nada.

Dientes

Se deberá iniciar el cepillado cuando aparezcan los primeros dientes, con un cepillo pequeño, blando y mojado, sin pasta dental hasta que el niño sepa escupir. Dos veces al día, siendo una de ellas después de la última toma de alimentos (también en lactantes).

Fiebre

Es importante que la fiebre la midas siempre con termómetro y no por el tacto. Consideramos que tu bebé tiene fiebre cuando su temperatura corporal supera los 38 ºC en el recto o los 37,5 ºC en la axila. Medido en la axila se considera una fiebre moderada hasta los 39 ºC y si pasa de 39 ºC hablaremos de fiebre alta.

  • Evita usar como fuente térmica braseros o estufas, por el peligro que acarrean, y por supuesto no poner al bebé junto a una fuente de calor
  • La habitación ha de estar a una temperatura en torno a los 20º
  • Para tratar la fiebre lo más importante es tratar la causa que la origina; el tratamiento en sí de la fiebre se realizará en función del rango de temperatura que tenga tu bebé. Se debe tener en cuenta que es el pediatra quien debe valorarla. 
    • Febrícula (hasta 38 ºC): No se recomienda su tratamiento. 
      • No debemos abusar de los medicamentos que reducen la fiebre (antitérmicos), especialmente si tu bebé se encuentra bien. 
      • Lo que debes hacer es ofrecerle abundantes líquidos y mantenerle fresco con poca ropa. 
      • Si el malestar no cesa y la fiebre continúa, deberás acudir a tu pediatra para que éste valore a tu bebé.
    • Fiebre (a partir de 38 ºC): 
      • El tratamiento con antitérmicos según las dosis prescritas por el pediatra se puede complementar con la ingesta de abundantes líquidos, paños húmedos en la frente (a temperatura ambiente, nunca demasiado fríos, ni con hielo), así como baños en agua tibia durante 15 o 20 minutos. 
      • Si la temperatura se mantiene por encima de 39,5 ºC, puede ser conveniente una nueva valoración por parte del pediatra. 

Diseña tu biberón

Fimosis:

En los niños, la fimosis es normal a esta edad y no es necesario que hagamos nada. Las retracciones de la piel del prepucio son desaconsejables en el recién nacido y en los primeros meses de vida. El pediatra le indicará cómo y cuándo comenzar.

Flujo vaginal

A veces aparece en las niñas flujo blanquecino o una pequeña pérdida de sangre vaginal. Se debe al paso de hormonas maternas durante el embarazo y desaparecerá en unos días sin necesidad de ningún tratamiento.

Gases y eructos

Cuando el bebé realiza las tomas, succiona el chupete o llora, ingiere aire que puede provocarle molestias. Los siguientes consejos pueden ayudaros a evitarlos y aliviarlos, pero si son muy persistentes no dudéis en consultar con el pediatra.

  • Haz que expulse los gases después de cada toma. Para ello ponlo incorporado sobre tu hombro o sentado sobre tus piernas durante unos minutos para favorecer el eructo. 
  • Acompañando al eructo son frecuentes las regurgitaciones (pequeños vómitos) durante los primeros meses de vida. No tienen importancia si no afectan a la ganancia de peso. 
  • No dejes que llore de forma prolongada (al llorar traga aire). 
  • Intenta que llegue a las tomas no muy hambriento (mamará con ansia y tragará mucho aire). 
  • Evita el chupete. 
  • No le des infusiones de plantas o medicamentos sin consultar con el médico. 
  • Si tu leche sale muy deprisa (a chorro), deja que fluya un poco para evitar que el bebé tenga que tragar con rapidez, lo que haría que tragase mucho más aire. 
  • Para aliviar sus molestias prueba a hacerle ejercicios tipo bicicleta, masajes abdominales suaves y circulares, en el sentido de las agujas del reloj.

Hipo, estornudos

Son normales el hipo y los estornudos en el recién nacido, no requiriendo ningún tratamiento. 

Ictericia

Es la coloración amarillenta de la piel y de los ojos que se da con frecuencia en bastantes recién nacidos a partir de las 48 horas de vida, y que suele durar hasta los 10 ó 15 días de vida. Es un proceso transitorio y normal, más frecuente en niños prematuros. Siempre es recomendable que la evolución la controle el pediatra. La lactancia materna precoz y con tomas más frecuentes en el recién nacido disminuye la incidencia y duración de la ictericia.

Llanto del bebé:

¿Por qué llora tu bebé? Es el recurso que tienen los bebés para manifestar lo que les pasa, ya sea físico o emocional, y por lo tanto necesita una respuesta. En poco tiempo sabrás interpretar lo que está pidiendo cuando llora y distinguirás, ya sea hambre, frío o calor, cansancio, gases, dolor, incomodidad por tener el pañal sucio, la ropa muy ajustada, por el roce de algún objeto, por la necesidad de contacto físico con mamá o, simplemente, porque necesita que le mimen. Tener el bebé en brazos no lo malcría; al contrario, aumenta la confianza en sus padres, se relaja y aprende formas de comunicación. 

Cuando llore, puede ayudar a calmar al bebé:

  • Comprobar si quiere mamar.
  • Acunarlo, mecerlo, o pasearlo.
  • Sostenerlo boca abajo en posición fetal.
  • Cogerlo y apretarlo con suavidad sobre nosotros, con actitud relajada, durante unos segundos
  • Crear un ambiente tranquilo, sin ruidos.
  • Hablarle con cariño, ponerle música agradable.
  • Colocar al bebé en la parte alta de tu pecho, sobre tu hombro; y darle
    un masaje desde la cabeza hasta el pañal, por encima de la ropa.
  • Bañarle.

Compatible con leche de formula

Mamas abultadas:

Puede aparecer tanto en niñas como en niños y se debe al paso de hormonas maternas a través de la placenta. A veces pueden segregar unas gotas de leche. Es transitorio y normal. No las toquetees ni las aprietes porque se pueden infectar. Acude a tu médico si alcanzan un gran tamaño, se ponen rojas y calientes, o si tienen secreciones.

Micción

Después de la primera micción el bebé puede estar hasta 24 horas sin hacer pis. Pasado este tiempo el bebé ha de mojar frecuentemente los pañales con orina clara e inodora (sobre todo si se alimenta exclusivamente con lactancia materna).

También es frecuente observar manchas de color rojo/rosa en el pañal en el sitio donde ha hecho pis, pero no tienen importancia y se deben a la eliminación normal de uratos y no de sangre. Suelen desaparecer entre los 3 y 7 días de vida.

Muerte súbita del lactante

Las recomendaciones para la prevención de la muerte súbita del lactante son:

  • Acuesta a tu bebé boca arriba para dormir. 
  • No lo abrigues demasiado, ni cubras su cabeza para dormir. El exceso de ropa (sobreabrigo), o el exceso de calor de la habitación, aumenta el riesgo. 
  • El colchón donde duerme el bebé debe ser firme, evita utilizar almohadas o juguetes blandos en la cuna. 
  • Mantén limpio el ambiente, no permitas que se fume en su entorno. 
  • Dale de mamar. La lactancia materna es el mejor alimento para el niño.
  • Y si tu bebé no ha nacido todavía, acude a los controles periódicos con tu médico y recuerda que el consumo de tabaco, alcohol o drogas durante el embarazo genera muchos riesgos para el bebé, aumentando, entre ellos, el de padecer una muerte súbita del lactante.

Nariz obstruida 

La nariz se obstruye con facilidad, aunque la cantidad de moco no sea abundante. El estornudo, que se produce con bastante frecuencia, es la forma en que el bebé limpia sus mucosas. Para limpiar la parte externa de la nariz, no utilices bastoncillos. Es recomendable el lavado nasal con agua de mar y eliminar las secreciones con un aspirador nasal. Esto ayudará a prevenir las infecciones respiratorias.

Ojos

Hasta los 6 meses no adquieren el color definitivo.También es normal la aparición de estrabismo intermitente (cruzan los ojos de vez en cuando). Si es necesario, limpia los ojos con gasas húmedas desde el ángulo interno hacia la parte externa, con una gasa para cada ojo.

Diseña tu biberón

Oídos

En los oídos limpia sólo la parte externa y visible con una gasa húmeda. La cera que segrega el oído sirve como defensa y no debemos intentar extraerla. 

Ombligo

El cordón umbilical se limpia diariamente, con agua y jabón, durante el baño. Para favorecer su cicatrización y prevenir infecciones, procura mantenerlo siempre seco y limpio. No lo cubras ni envuelvas con gasas, pues favorecemos la humedad. Contraindicadas fajas ni ombligueros (dificultan la respiración y no curan hernias).  Y si tiene mal olor, secreciones o sangra deberás consultar al pediatra.

Puede ocurrir que aparezcan unas gotas de sangre en el ombligo durante algunos días después de que se haya desprendido. Si la cantidad de sangre es escasa, esto carece de importancia. La desinfección del ombligo no debe hacerse con productos que contengan yodo, sino con alcohol de 70º aplicado 2 ó 3 veces al día tras el baño y cada cambio de pañal, hasta la caída del cordón y la cicatrización umbilical.

Cuando el ombligo se caiga (entre los 5 y 15 días aproximadamente), sigue limpiándolo muy bien hasta que esté perfectamente seco. La infección del ombligo es poco frecuente pero, como cualquier otra herida, el ombligo puede ser una puerta de entrada de infecciones. Deberemos consultar si aparece mal olor o enrojecimiento de la piel alrededor del ombligo. Mas información en guía cuidados cordón umbilical.

Procedimiento cura del cordón umbilical

  • Lavar las manos.
  • Coger una gasa estéril por las 4 puntas, de forma que nuestros dedos no toquen la parte central de la gasa (que es la que se pondrá en contacto con el ombligo).
  • Impregnar la zona central de la gasa con clorhexidina.
  • Limpiar la base del ombligo con un movimiento de rotación alrededor del mismo.
  • Con otra gasa estéril limpiar la parte distal del ombligo, que lleva la pinza.
  • No cubrir con gasa el ombligo para favorecer su desprendimiento. El cordón umbilical sufre un proceso de secado.

Pañales

El cambio de pañales ​​se hará en una superficie amplia, sin dejar al bebé solo porque cualquier movimiento que haga puede suponer una caída. Cámbiale lo más frecuentemente posible, para evitar irritaciones en la piel.  Es preferible que le laves con agua y jabón, procurando usar lo menos posible toallitas desechables. 

Lávale desde la zona genital hacia el ano y nunca al contrario (sobretodo en las niñas), por el riesgo de aparición de algún tipo de infección. Sécale muy bien, especialmente entre los pliegues. Para evitar irritaciones es eficaz dejarle un rato el culito al aire antes de colocarle un nuevo pañal. No uses polvos de talco porque retienen la humedad y además, si el bebé lo aspira, puede ser tóxico.

Avalado por profesionales sanitarios

Paseo del bebé

Los paseos del bebé son muy importantes para su salud. Debes sacarle a la calle todos los días desde el alta hospitalaria, siempre que no exista ningún problema que lo impida. Es relajante para el bebé y favorece la recuperación del tono muscular y del sistema circulatorio de la madre.

Procura pasear por sitios tranquilos, alejados de ruidos y humos, aprovechando las horas de sol en invierno y evitando las horas centrales del día y la exposición directa al sol en verano. La luz solar ayuda a activar la vitamina D (antirraquítica), por lo que si el tiempo lo permite es bueno que su cara, brazos y piernas estén al aire libre. En verano conviene protegerle la cabeza con una gorra o sombrilla y utilizar cremas de protección solar.

Peso

El crecimiento de tu bebé está condicionado por la herencia genética recibida de los padres. No existe un patrón rígido y único de ganancia de peso en el bebé. Por norma general el bebé recupera su peso de nacimiento sobre los 10 ó 15 días de vida. El peso de un bebé puede variar a lo largo del día a causa de acontecimientos fortuitos, como mamar, hacer caca o pis. Para la mayoría de los bebés es suficiente pesarlos una vez al mes durante los primeros meses. Descubre información sobre la cantidad de leche en biberón por edad.

Piel

Es normal y frecuente la descamación, pero puedes aplicarle un poco de loción o de aceite específicos para hidratar al bebé. También es normal la aparición de ictericia, milium, eritema tóxico alergico, manchas, etc. A continuación mencionamos alteraciones de la piel en el recién nacido más frecuentes:

  • Acné neonatal: Aparece antes de los 3 meses de edad, entre las 2 y las 4 semanas de vida y desaparecen entre los 6 y los 8 meses de vida. Se debe a la estimulación hormonal de las glándulas sebáceas. Se asocia a un aumento de tamaño de las glándulas mamarias, a una vulvo-vaginitis descamativa con secreción mucoide, y a veces hemorrágica por deprivación estrogénica.
  • Acrocianosis: Es la coloración azulada de las manos, pies y labios que se puede intensificar con el llanto, o por enfriamiento. Se resuelve con un suave masaje.
  • Discromía en arlequín: Se caracteriza por la presencia de una coloración roja en la mitad del cuerpo, en la parte sobre la que apoya el niño, en contraste con la palidez de la otra mitad. Es más frecuente en recién nacidos pretérmino o bajos peso, entre el 2o y 5o día de vida. No es un problema grave y puede durar entre 30 segundos y 20 minutos.
  • Eritema neonatal fisiológico: La piel del recién nacido presenta un color rojizo intenso, sobre todo en el prematuros, con visión clara de los vasos cutáneos por la ausencia de panículo adiposo. A las 24 horas del parto se normaliza el color.
  • Eritema tóxico alérgicoSon granitos rojos, como habones. No tienen importancia y desaparecen a lo largo de la primera semana.
  • Lanugo: También se denomina vello primitivo. Es suave, poco pigmentado y crece sobre los hombros, orejas y dorso, desapareciendo en las primeras semanas de vida.
  • Manchas: Algunos bebés nacen con manchas rojizas en la nariz, párpados o nuca que desaparecen hacia los 6 meses. Algunos recién nacidos tienen, en la zona baja de la espalda, una mancha de color oscuro que recuerda a un hematoma (moratón). La extensión puede variar de un niño a otro. No significa ninguna enfermedad y desaparece sola en los primeros años.
  • Milium: Son granitos blancos. Pueden aparecer solos o agrupados en la frente, mejillas, nariz y barbilla.  Son pequeños quistes de grasa que desaparecen de forma espontánea en el transcurso de unas semanas (entre 4 y 12 semanas). No los aprietes ni manipules.
  • Miliaria: Son erupciones que aparecen debido al sudor, en recién nacidos sometidos a un excesivo calor y humedad.
  • Milk Rash: Es una erupción que aparece en los primeros meses de vida y se localiza preferentemente en las mejillas Se suele atribuir, a nivel coloquial, a una alergia a la leche (engordaderas).
  • Vernix caseosa o Unto sebáceo: es el manto graso que cubre la piel del recién nacido a término predominando en los pliegues. Suele secarse y desprenderse a las pocas horas del nacimiento.

Ropa:

La ropa del bebé ha de ser cómoda y holgada, de algodón u otras fibras naturales. Evita las prendas que suelten pelo. No uses imperdibles, lazos, botones, cintas o cordones, sobre todo si se atan al cuello o pueden ser peligrosas para el bebéSi usas vestidos ten en cuenta que no llevan botones muy pequeños o que estén en la parte delantera (existe riesgo de atragantamiento). 

No le abrigues en exceso. Tu bebé no necesita más ropa de la que pueda precisar un adulto. El recién nacido suele tener las manos y los pies fríos, debido a la inmadurez de su sistema circulatorio periférico, pero ello no quiere decir que tengan frío. Abrigar demasiado al bebé es tan perjudicial como ponerle poca ropa. 

Sueño

No te alarmes si tu bebé duerme mucho. Es lo normal: entre 12 y 14 horas durante las primeras semanas. ¿Despierto a mi bebé para darle de mamá? Si se trata de un bebé sano a término, la recomendación de la AEPED se le debe despertar cada 3 ó 4 horas, hasta que empiece a mamar con más energía. Otro tema son los despertares nocturnos. Son un fenómeno natural, al menos durante el primer año de vida. Su capacidad para diferenciar el día de la noche (ritmo circadiano) la adquiere a partir de los 4 meses de vida. 

Si tu bebé está siendo amamantado los despertares nocturnos son frecuentes; puede necesitar mamar entre 1 y 5 veces. Si duerme en tu misma cama podrás descansar mejor, es más cómodo y no te enterarás de alguna de las tomas, ya que el bebé se quedará dormido después. La postura más aconsejable para que duerma tu bebé es boca arriba.  Peligros a evitar a la hora de dormir:

  • Dormir con un bebé en el sofá. 
  • Dejar dormir solo al bebé en una cama de adultos, en una cama de agua o en un colchón que se hunda.

Uñas

No hay ningún impedimento para cortar las uñas a tu bebé, sea cual sea la edad. Se cortan, pero no demasiado. Las uñas de los pies se cortan rectas. Las de las manos deben cortarse sin que queden picos, para evitar los arañazos. En ambos casos nunca cortaremos al límite de la piel, para evitar que las uñas se claven en el dedo. 

Se ha de utilizar una tijera pequeña y de bordes romos. Cortaremos las uñas en una postura que nos resulte cómoda, sujetando la mano del bebé para que podamos controlar sus movimientos. Si los padres no se sienten seguros en el manejo de las tijeras, se puede utilizar una lima de uñas.

Viajar

Si viajamos con el bebé en coche se tomarán todas las medidas de seguridad. Recuerda siempre que tiene que ir bien sujeto. Para tu tranquilidad y seguridad del bebé, nunca lo dejes solo en el interior del automóvil. No existe ninguna contraindicación para que el bebé pueda viajar en aviónEl dolor de oídos se puede aliviar haciendo que succione el pecho o el biberón al despegar y aterrizar.

Vómitos

Durante los primeros meses los bebés pueden tener regurgitaciones (pequeños vómitos) que se consideran normales si no repercuten en su ganancia de peso. Se corrigen espontáneamente por lo que no debe utilizarse medicación ya que podría ser perjudicial.

Zapatos

Hasta que el bebé no empiece a caminar no necesita calzado, pero según la estación del año puedes abrigarle los pies con calcetines de algodón. Los zapatos han de ser cómodos y blandos pero, si ha de pisar la calle, la suela debe ser lo suficientemente resistente para protegerle de posibles pinchazos.

Happymami premiado

Motivos de consulta inmediata al pediatra

  • Llanto
    • Si llora más de lo habitual y de forma diferente, y no se calma con las medidas habituales, o cuando el llanto es quejumbroso. 
  • Vitalidad
    • Si está muy decaído o adormilado y le cuesta despertar, y la piel presenta una tonalidad pálido-amarilla. 
  • Dificultad para respirar
    • Si le cuesta trabajo respirar, si se queja al acabar cada espiración o si respira más deprisa será necesario consultar de forma inmediata con el médico. 
  • Cambios de color
    • Si el cuerpo del bebé se pone azulado, sobre todo los labios, o adquiere un color grisáceo (será necesario consultar de forma inmediata). 
  • Puntos o manchas rojas en la piel
    • Si aparecen puntos o pequeñas manchas de color rojo oscuro que antes no estaban. 
  • Alimentación
    • Si se fatiga, si suda al realizar las tomas o cuando tiene vómitos a chorro en varias tomas. 
  • Fiebre
    • Cuando la temperatura corporal es superior a 38,5º rectal, o cuando presenta hipotermia (disminución de calor corporal) menor de 36º. 
  • Movimientos rítmicos y pérdida se conciencia (convulsiones)
    • Los temblores en las extremidades y en la barbilla son naturales, y desaparecen al cogerlas. Si se pone rígido o con la mirada perdida, o se queda sin fuerza, puede tratarse de una convulsión y debemos acudir al servicio de salud más próximo

Conclusión guía de cuidados generales del recién nacido

Con la llegada del bebé a casa, se inicia una etapa muy intensa que con esta guía de cuidados generales del recién nacido, vas a vivir de una forma más tranquila. Pero aún así tendrás dudas, y apóyate siempre en tu profesional sanitario de referencia.

Diseña tu biberón


Entradas recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • "Ha sido todo un descubrimiento: buscábamos un biberón para proteger la lactancia materna y nos ha ido genial. Recomendable al 100%"
    Laura Hernández
     
  • "Me encanta el tacto natural que tiene, mi bebé no deja de tocarlo!!"
    Silvia Rodríguez
     
  • "Necesitábamos un biberón porque volvía al trabajo y ahora estoy tranquila con Happymami. Mi bebé realiza la toma completa"
    Andrea Torres
     
  • "Un biberón 10, fácil de limpiar, y que sea de silicona entero me encanta, porque mi bebé juega con el biberón,
    y si se cae, no se rompe"
    Victoria Marpe
     
  • "Totalmente increíble,
    llevamos probando distintos biberones desde hace semanas y
    éste lo aceptó a la primera!!"
    Carolina Baza
     
  • "Su equipo de matronas me asesoraron perfecto, logrando que mi bebé cogiera el biberón. Estaba desesperada, y ha ido genial, muchas gracias"
    Eva Castell
     
____________

Si no estás segura de tu diseño, contesta estas preguntas y te decimos cuál es el biberón ideal para tu bebé

Contestar preguntas
Copyright 2020 - 2021 © | Happymami Todos los derechos reservados
menu-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram