La importancia de la leche materna

Bien es sabido que la leche materna, es mucho más compleja que cualquier otra leche. Contiene todos los componentes, nutrientes y no nutrientes, que tu bebé necesita. Siendo el alimento natural para el lactante y el más valioso que se le puede proporcionar. Por ello, las matronas de Happymami han preparado este post especial para ti. La importancia de la leche materna.

La importancia de la leche materna

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

La leche materna, se considera el alimento más completo. Contiene centenares de componentes con funciones nutritivas, moduladoras del crecimiento, digestivas, antiinflamatorias y antimicrobianas, y fundamental para el desarrollo cerebral de tu bebé.  Además, se puede considerar como  la primera vacuna que recibe tu bebé, porque como mamá, le vas a proveer de defensas contra diferentes enfermedades.

Su composición no es estable, es un fluido vivo. La leche materna varía de una mujer a otra, en función de la edad de la madre y del estado nutricional, en función de la edad del bebé, varía a lo largo del día, y también durante la misma toma. No es igual la composición al principio de la toma que al final, y muchas veces es diferente de un pecho al otro (generalmente el pecho derecho produce más leche), en definitiva, es un líquido cambiante que se adapta perfectamente a las necesidades cambiantes del bebé. Porque no necesita los mismos nutrientes, o al menos la misma proporción de los mismos, a los 15 días de vida que a los 15 meses, ni necesita los mismos a primera hora de la mañana que por la noche, ni al principio de la toma como al final. 

Propiedades de la leche materna

  1. Más digestiva. Se digiere en 90 minutos frente a las 3 horas que necesita la de fórmula.
  2. Favorece el establecimiento temprano de la flora intestinal, ayudando a disminuir la septicemia y la enterocolitis necrotizante.
  3. Proporciona protección frente a patógenos, mediante factores que pueden ser humorales y celulares.
  4. Interviene en el desarrollo del SNC.
  5. Tiene funciones antinflamatorias, reguladoras del sueño, saciantes y relajantes. También tiene propiedades protectoras antialérgicas, siendo la más importante la de la proteína de leche de vaca.
  6. Presenta menos solutos, con lo cual disminuye la carga renal.

Además, la leche materna tiene múltiples beneficios a largo plazo, como prevención de enfermedades crónicas, prevención del cáncer y alergias.

Diseña y compra tu biberón

Etapas de la leche materna

Preparto

Empieza a secretarse en el segundo período del embarazo, se le conoce también como precalostro.

Calostro

Es la primera leche que se produce tras el alumbramiento hasta el 5º-7ºdía  y es fundamental para la adaptación fisiológica de tu bebé a la vida extrauterina .Es bastante espesa y con un característico color amarillo . Difiere de la leche madura tanto en componentes como en proporción de los mismos.

Los primeros 3 días se producen entre 2-20 ml por toma, aunque esto depende de la frecuencia de las mismas, en total el aporte es de unos 100 ml/día, y este dato es muy importante conocerlo para no decirle a ninguna madre que tiene poca leche.

Este volumen tan pequeño de leche es perfecto para que el bebé aprenda  a coordinar el patrón de succión-deglución-respiración.

El calostro ayuda al establecimiento de la microbiota intestinal. Su elevada concentración de anticuerpos (inmunoglobulinas) también confiere al neonato una inmunidad que sólo puede obtener de esta forma.

Leche de transición

Se produce entre los 5-10 días hasta los 14 días.

En esta etapa ya empiezan a disminuir la concentración de proteínas. En cambio aumentan lactosa, lípidos, vitaminas hidrosolubles, aumentando el valor calórico total.  El volumen de fabricación diario ya aumenta a unos 500ml/día.

Leche madura

A partir de la segunda semana empezará. Con un valor calórico mayor, unas 75 kcal.  ya que contiene más lípidos e hidratos. Y un aumento de volumen de leche, generalmente entre 700-800 ml/día., pero esto varía mucho en función de la demanda.

Reproduce tu anatomía, protege tu lactancia materna

Componentes de la leche 

La leche materna podría ser el alimento más completos, con elementos nutritivos y no nutritivos

Agua

Es el componente más abundante, supone el 88% de la leche madura, las madres lactantes deben asegurar un buen aporte de líquidos para mantener una correcta producción de leche, de hecho, experimentan sensación de sed al lactar y deben saciarla.

Carbohidratos

Fuente de energía, es uno de los elementos más abundantes, aproximadamente un 7%, y dentro ellos el más abundante es la lactosa fundamental para  el desarrollo del SNC y el establecimiento de la microbiota intestinal.. Además, favorecen el establecimiento temprano y adecuado de la flora intestinal de tu bebé.

Lípidos

Su principal función es nutritiva, siendo el componente que aporta la mayor parte de la energía de la leche, aproximadamente el 50% de las calorías y el segundo componente más abundante.

Además, es el componente que más varía en la leche materna. Al final de la toma aumenta la cantidad de lípidos, contribuyendo a la sensación de saciedad de tu bebé, por tanto, las madres que daban de mamar 10 minutos, que era lo que se recomendaba antiguamente, les privaban de este componente esencial a sus bebés y lo mismo ocurre cuando marcamos horarios en las tomas y no lo hacemos a demanda, la composición de la leche ya no es la misma.

Proteinas

Se han encontrado más de 1000 proteínas diferentes, y tienen la capacidad de formar pequeñas micelas, que las hacen de muy fácil digestión.  Son esenciales en el comienzo de la vida de tu bebé para cubrir las elevadas necesidades que presenta. Mejora las defensas, previene el catabolismo muscular. Tiene propiedades antioxidantes, de desarrollo y estabilidad de las membranas. Además, contiene triptófano que regula el sueño y la conducta del bebé.

Diseña y compra tu biberón

Minerales y oligoelementos 

La leche materna, le aporta a tu bebé todos los oligoelementos que necesita. Es más baja en solutos, produciéndole un menor trabajo renal. Además, los niveles bajos de sodio y altos de potasio son beneficiosos y le protegen frente a una futura hipertensión. También, su contenido en hierro tiene una absorción mayor, debido a su mayor biodisponibilidad.

Vitaminas

La leche materna, es una buena fuente de vitaminas A,D,E,K, C y B. Tiene propiedades antioxidantes, ayuda a  fortalecer el sistema inmunitario, siendo fundamental en la formación de glóbulos rojos.

Hormonas

En la leche materna encontramos diferentes hormonas, como insulina, cortisol, prostaglandinas, hormonas tiroideas, relaxina… influyen en el tracto digestivo, aumentan la motilidad intestinal, regulan el apetito y la saciedad, como disminuyen el estrés del parto.

Componentes celulares 

También en la leche materna, hay macrófagos, linfocitos, neuotrófilos y células epiteliales.  Fagocitan y destruyen bacterias como E. Coli, Stafilococo aureus,  Salmonella enteritis y Candida Albicans.

Avalado por profesionales sanitarios

Bonus la importancia de la leche materna 

Como siempre te decimos, cada caso es un mundo, y si decides apostar por ofrecer leche materna a tu bebé, ¡perfecto! Vas a ofrecerle posiblemente el alimento más completo del mundo. ¡Disfruta mucho vuestra etapa lactante!

Diseña y compra tu biberón

Cuidados del cordón umbilical

Durante el embarazo, el cordón umbilical, es el conducto a través del cual, le has aportado a tu bebé todo lo necesario para crecer y desarrollarse. Pero tras el nacimiento del bebé, el cordón umbilical se pinza y luego se corta, cicatrizando posteriormente. Durante este proceso es muy importante mantener unos cuidados, para que no se infecte. Por ello, las matronas de Happymami han hecho este post para ti, con todo lo que necesitas saber sobre los cuidados del cordón umbilical.

Cuidados del cordón umbilical

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

¿Cómo cuidar el cordón umbilical?

Con el paso del tiempo, son muchos los productos diferentes que se han recomendado para el cuidado del cordón umbilical. Desde soluciones antisépticas tópicas (clorhexidina 4%, alcohol 70°, sulfadiazina de plata, etc.), antibióticos tópicos (bacitracina, mupirocina).

Actualmente, la recomendación para el cuidado del cordón umbilical de tu bebé, se basa en la correcta higiene con agua, jabón y un adecuado secado posterior. La AEPED para su cuidado aconseja:

El uso de soluciones antisépticas o antibióticas tópicas, puede retrasar la caída del cordón umbilical de tu bebé. Y esto es debido a que interfiere con el proceso normal de cicatrización. Por ello, se utilizarán sólo en aquellos que estas  medidas no son suficientes. 

Diseña y compra tu biberón

Sangrado del cordón umbilical

Muchas veces se consulta al pediatra por el sangrado del cordón umbilical.  Debes acudir a tu pediatra si tiene un sangrado abundante, pero ten en cuenta que muchas veces puede producirse un pequeño sangrado normal con la caída del cordón umbilical o el roce del mismo con el pañal.

Signos de alarma del cordón umbilical

Durante esta etapa habrá signos que debes tener en cuenta y serán motivos para acudir al pediatra como:

Reproduce tu anatomía, protege tu lactancia materna

¿Cuándo se cae el cordón umbilical?

La caída del cordón umbilical será normal entre el 5º y 15 día de vida de tu bebé. Cuando se le caiga a tu bebé el cordón umbilical, quedará entre 0,5 y 1 cm hacia fuera. Es normal, y se llama “ombligo cutáneo”. Y a lo largo del tiempo se irá poniendo en su lugar. También, puede ocurrir, que al caerse el cordón umbilical, en el fondo del ombligo queda un pequeño bulto rosado y brillante, que se llama granuloma umbilical.

Bonus cuidados del cordón umbilical

Como siempre te decimos, cada bebé es único. Recuerda que lo más importante es el cambio contínuo de pañales y mantener una higiene adecuada. Además, una característica muy importante es el olor, y ante la duda, acude a tu pediatra. Lo estás haciendo genial. Es intensa esta etapa, pero muy emocionante.

Diseña y compra tu biberón

¿Cómo bañar a tu bebé?

Una de las experiencias más apreciadas por muchas mamás y papás, es el baño del bebé. Pero, si es tu primer bebé, seguro te genera muchas dudas. Por eso, el equipo de matronas de Happymami, han preparado el siguiente post para ti. ¿Cómo bañar a tu bebé?

¿Cómo bañar a tu bebé?

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

¿Cuándo baño por primera vez a mi bebé?  

Probablemente durante el ingreso postparto en el hospital, sea cuando se realice el primer baño de tu bebé. Esto es debido a que la Organización Mundial de la Salud, recomienda realizar el primer baño del bebé después de las primeras 24 horas de vida. También, recomiendan esperar al menos 6 horas, si no es posible dejar pasar un día completo por motivos de cultura. Esta espera está recomendada por varios motivos. 

La temperatura corporal y el nivel de azúcar en sangre

Tu bebé, al igual que todos los recién nacidos, tiene menos capacidad de reacción a los cambios de temperatura, por lo que es importante mantener una temperatura adecuada, para evitar hipotermia. Además, estos baños antes de las 24 horas, pueden provocar que sufra hipoglucemias, una disminución del azúcar en sangre.

Lactancia materna

Está demostrado que un 166% de los bebés que esperaron a realizar el primer baño tras haber pasado 12 horas postparto. tenían una instauración más exitosa de la lactancia materna. Por lo que motivo suficiente, para no adelantar el baño, sin justificación.

Vermix caseoso

Tu bebé, al nacer, se encuentra lleno de una capa grasienta blanquecina por todo el cuerpo. Esta capa se llama vérmix caseoso. Se trata de una sustancia blanca y cerosa que recubre la piel de tu bebé durante el embarazo, protegiendo su piel de la humedad dentro del útero. Tras el nacimiento, no debemos retirarla, ya que actúa como hidratante natural y podría tener propiedades antibacterianas.

Diseña y compra tu biberón

¿Con qué frecuencia debes bañar a tu bebé?

La AEPED, nos recomienda que, mientras tu bebé mantenga el cordón umbilical, este debe lavarse a diario con agua y jabón y posteriormente secarse de forma adecuada. Posteriormente, para bebés menores de 6 meses no será necesario un baño diario. Tu bebé, seguramente no transpire o se ensucie tanto como para necesitar un baño completo diario. 

Pero dependerá también de las preferencias tuya como mamá. Es igual de bueno hacerlo a diario que cada dos días, incluso en algunos países lo hacen una vez por semana. En cambio, cuando tu bebé empiece a gatear y comer solo, será más probable que se manche, y que necesite un baño diario.

Un dato interesante es que, por debajo de los 6 meses de edad. Tu bebé se encuentra en una fase más pasiva, en la que el baño sólo cumple el objetivo de mantener a tu bebé limpio. Entre los 6 meses y el año de vida, el baño se convierte en una oportunidad de juego y diversión. Y a partir del año de vida tu bebé puede entender, y empezar a participar en su higiene.

¿Cómo bañar a tu bebé?

Las recomendaciones básicas que debes tener en cuenta, son las siguientes:

Prepara todo lo necesario

Antes de empezar con el baño, asegúrate de que tienes todo lo necesario. Las primeras veces tendrás que revisarlo, pero conforme pasen los días, lo harás sin darte mayor dificultad.  

Nunca dejes a tu bebé sin supervisión en la bañera

Parece obvio, pero bajo ningún concepto debes abandonar la bañera con tu bebé dentro. Por ello, la importancia de tenerlo todo bien preparado antes de empezar.

Tipo de bañera para utilizar

Puedes utilizar una bañera portatil. Se recomienda que sea de plástico rígido con una superficie inclinada y con textura, para impedir que tu bebé se deslice. Recomendarte, tengas presente utilizar bañeras fabricadas desde el 2 octubre del 2017 en adelante. Debido a que fue la fecha en que se publicaron los estándares de calidad y seguridad vigentes.

Si vas a utilizar un lavabo, ten mucho cuidado porque son resbaladizo y tienen todo tipo de sobresalientes, como grifos, siendo un peligro si te resbala el bebé.

Reproduce tu anatomía, protege tu lactancia materna

Altura y temperatura del agua de la bañera

No llenes la bañera en exceso, con 15-20 centímetros de altura será suficiente.Además, la temperatura del agua debe estar entre 36 – 38 ºC. ¡Compruébalo siempre antes de meter a tu bebé! Puedes sumergir el codo o el dorso de la mano, o emplear un termómetro.

Jabón para bañar a tu bebé

Utiliza siempre un jabón suave de pH neutro. No hace falta mucha cantidad para enjabonar a tu bebé. Hazlo delicadamente y posterior aclara.

Duración del baño de tu bebé

Los primeros días de vida, la duración del baño no debe ser mayor a unos minutos. Evitando así que el agua se enfríe y tu bebé también.

Temperatura del baño

La habitación donde bañes a tu bebé debe tener una temperatura adecuada, entre 22.24 ºC. Así, evitarás que al sacar a tu bebé del agua, tenga frío. 

Diseña y compra tu biberón

Baño del bebé y cuidados del cordón umbilical

Primero debes saber que la AEPED nos recuerda que se puede sumergir al bebé, incluso aunque no se le haya caído el cordón umbilical. Además, un momento adecuado para realizar la higiene del cordón umbilical, es el baño, ya que se utiliza agua y jabón.

Ten en cuenta que la limpieza del cordón umbilical hay que realizarla desde el primer día de vida de tu bebé y de forma diaria. En España, debido a sus buenas condiciones higiénicas, no es necesario el empleo de alcohol, agua y jabón suficiente.

¿Cómo lavar el cordón umbilical?

Para limpiar el cordón umbilical de tu bebé deberás:

Lo habitual es que el cordón umbilical se desprenda entre los 7 y los 15 días de vida.

Higiene del pelo del bebé

Cada bebé es único, por ello la frecuencia del lavado del pelo, va a depender de la edad de tu bebé, y su capacidad de ensuciarse, como las características de su pelo. Si tu bebé tiene el cabello graso, deberás lavarlo con más frecuencia que un cabello seco. Utiliza un champú neutro, no irritante.

Avalado por profesionales sanitarios

Sescado de tu bebé 

Cuando termines el baño de tu bebé, envuelve rápidamente a tu bebé con una toalla, cubriendo la cabeza y el cuerpo para que se mantenga a una temperatura cálida aunque esté húmedo. Seca a tu bebé con pequeños toques con una toalla suave y a temperatura templada.

Bonus baño del bebé

Como siempre te decimos, cada bebés es único, y poco a poco hareis de este momento vuestro momento, sólo recomendarte no olvides las recomendaciones, de seguridad para que lo importante sea vuestro disfrute en este momento.

Diseña y compra tu biberón

La alimentación durante el embarazo. Todo lo que necesitas saber

Una de las consultas más demandadas durante el embarazo es, el qué se puede y no se puede comer. Por ello nuestro equipo de matronas de Happymami, han creado este post con toda la información que nos proporciona el Ministerio de Sanidad de España con respecto a la alimentación durante el embarazo, todo lo que necesitas saber.

La alimentación durante el embarazo. Todo lo que necesitas saber

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

Durante el embarazo será esencial que sigas una alimentación variada y equilibrada. Sabemos que es la recomendación estrella para cualquier etapa de tu vida, pero en el embarazo se hace más importante seguirla. Por ello, si tu estilo alimentario previo al embarazo no era el adecuado, es el momento idóneo para cambiarlo.

Pautas básicas de alimentación durante el embarazo

Para empezar deberías seguir estas sencillas pautas de alimentación durante el embarazo.

Inicia el día con un desayuno completo, compuesto por lácteos, fruta y cereales, aportando el mayor potencial calórico del día. A medio día, realiza una comida no muy abundante. Por la tarde una merienda ligera, y por la noche cena pronto. Puedes tomar una pieza de fruta o un lácteo antes de acostarte. Y evita picar entre horas.

Durante el embarazo, tu organismo tendrá una mayor necesidad de vitaminas y minerales. Es importante contribuir a su aporte a través de la dieta.

Principalmente en el embarazo, se recomienda comer pescado azul, debido a su mayor aporte de ácidos grasos omega-3 y otros nutrientes esenciales, que serán necesarios para el buen desarrollo de tu bebé.

Es muy importante una correcta hidratación, por ello bebé al menos 2 o 3 litros de agua, que equivaldrían a 8 o 10 vasos. Parece una tontería obvia, pero muchas veces nos olvidamos de beber.

En el apartado siguiente te haremos mención de los alimentos que debes evitar durante el embarazo. Pero en este apartado, nos referimos a los alimentos desaconsejados, los cuales serían: fritos, así como alimentos ricos en grasas y azúcares. Y no olvides de moderar el consumo de sal.

Diseña y compra tu biberón

Precauciones que tienes que tomar con algunos alimentos

Existen algunos alimentos, que debes tener un cuidado especial a la hora de prepararos o con la cantidad que consumes.

En el embarazo, siempre que vayas a comer frutas y hortalizas crudas lávalas. Puedes utilizar agua con lejía apta para desinfección del agua para beber (esta información suele estar en la etiqueta). Esta dilución se realiza a razón de una cuchara de café bien colmada (1,2 a 2 ml) de lejía por litro de agua.

Para lavarlas, sumerge las frutas y hortalizas durante al menos 10 minutos y después realiza un enjuagado abundante con agua potable.

Cuando comas carne, ten en cuenta que hay que cocinarla completamente, hasta alcanzar los 71ºC, cambiando de color en el centro del producto.

Si has realizado una comida, o vas a consumir una sobra de comida, no debe comerse fría. Asegúrate de calentarla a más de 75ºC.

Si necesitas un complemento alimenticio a base de vitaminas y minerales, toma sólo los que te prescriba tu médico o matrona.

Últimamente está en tendencia leer las etiquetas de lo que comemos, y muy bien que hacemos, pero más interesante es durante el embarazo. Lee detenidamente el etiquetado de los alimentos, especialmente las advertencias y condiciones de uso.

Socialmente estamos muy acostumbradas a tomar café, pero durante el embarazo debes moderar el consumo de cafeína de cualquier fuente (café, té, mate, refrescos). Un máximo de 200 miligramos diarios, para que puedas hacer el cálculo un cortado espresso de 60 ml, corresponden a 80 mg, o una taza de café de filtro de 200 ml, corresponden a 90 mg.

Protege tu lactancia materna

Alimentos que debes evitar durante el embarazo

Una de las grandes dudas sobre la alimentación del embarazo. Que puedo y qué no puedo comer, pues vamos a perimetrar los alimentos que debes evitar.

Existen 4 grandes peces no debes comer como el pez espada, el tiburón, el atún rojo o el lucio. También debes evitar el pescado crudo tipo shushi, ceviche o carpaccio, pescado ahumado refrigerado o marinado así como ostras, almejas o mejillones crudo.

Evita la leche cruda y quesos frescos o de pasta blanda. Como el Brie, Camembert, Burgos, Mozzarella, queso azul, o quesos latinos. Además, siempre mira la etiqueta, para ver si está hecho con leche pasteurizada. Evita quesos rallados o loncheados industriales, y elimina la corteza a cualquier trozo que consumas.

No debes consumir frutas u hortalizas crudas que no se hayan pelado o lavado y desinfectado previamente como te hemos indicado en el apartado anterior. Ten en cuenta que esto incluye las ensaladas embolsadas y las consumidas fuera de casa.

Directamente desaconsejados, como la soja y la alfalfa.

Tampoco debes tomar huevos crudos o preparados elaborados con huevos crudos, como salsas, mayonesas caseras, mousses, tiramisú, merengues, pasteles caseros, helados caseros, ponche de huevo… etc.

No debes consumir carne cruda ni poco hecha. Siempre bien cocinada como se indica en el apartado anterior. Con respecto a los productos cárnicos loncheados envasados. Debes saber que podrás consumirlos pero siempre después de cocinarlos a más de 71ºC. Como por ejemplo en croquetas, rehogados, pizzas.

Evita el consumo de productos cárnicos crudos curados (chorizo, salchichón, jamón curado, salami…) si no estás inmunizada frente a la toxoplasmosis.

No comas patés que venden refrigerados.

No consumas alimentos preparados que contengan vegetales, huevo, carne, fiambre, pescado y derivados. Además, sólo consume zumos recién exprimidos o si son envasados que sean pasteurizados. Y está claro que no debes tomar bebidas alcohólicas.

Diseña y compra tu biberón

Normas básicas de manipulación higiénica de los alimentos durante el embarazo

Es importante la pautas básicas de alimentación durante el embarazo, pero igualmente importante y más en tiempos actuales de covid, las medidas básicas de higiene para tu alimentación.

El lavado de manos es muy importante, utiliza jabón y agua caliente. Un lavado durante al menos 20 segundos, antes y después de manipular los alimentos. También tras contactar con cualquier material sucio, como pañales, animales, y especialmente tras usar el cuerpo de baño.

Mantén una limpieza a fondo de superficies y utensilios de cocina tras manipular carne, pescados, aves de corral, frutas y vegetales no lavados, como cualquier otro alimento crudo.

Si tras cocinar un alimento vas a introducirlo en el frigorífico, guárdalo el menor tiempo posible. Utiliza recipientes cerrados, separados y lejos de los quesos y alimentos crudos. Además, si los compras ya cocinados respeta la fecha que te indique la etiqueta.

Asegúrate que tu frigorífico funciona correctamente y mantiene la temperatura correcta (4ºC o menor).

Es bien sabido que el microondas no calienta de forma uniforme, por ello para estos casos ten en cuenta que obtengas una temperatura uniforme y suficiente en los alimentos.

Bonus la alimentación durante el embarazo, todo lo que necesitas saber

Avalado por profesionales sanitarios

Éste tipo de hábitos saludables tiene varias funciones, por un lado proporcionar a tu bebé el estado más óptimo para desarrollarse durante el embarazo y por otro prevenir cualquier posible intoxicación que pueda afectarle. Además, desde Happymami te recomendamos que ya que vas a interiorizar estos hábitos, continuarlos tras el parto te beneficiará en la pronta recuperación. Mucho ánimo, y disfruta esta etapa.

Diseña y compra tu biberón

El sueño de tu bebé, todo lo que necesitas saber

¿Cuándo fue la última vez que dormiste 8 horas seguidas? La realidad, es que el sueño del bebé en la maternidad, es un tema muy inquietante, por ello, nuestro equipo de matronas de Happymami ha preparado este post para ti, basado en las recomendaciones de la AEPED, sobre el sueño de tu bebé, todo lo que necesitas saber.

El sueño de tu bebé, todo lo que necesitas saber

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

El sueño, es un proceso necesario para todos los seres humanos, que mezcla biología, conducta, y en el que también influye la herencia. Y para tu bebé, constituye la actividad en la que más horas invierte, siendo tan necesario que no dormir lo necesario afectará a su aprendizaje y aumentará su irritabilidad.

¿De qué depende que el sueño de tu bebé?

Pues te cuento, el buen dormir de tu bebé, será resultado de la combinación de 3 factores: la biología, el apego y la familia.

Con la biología hacemos referencia a las características genéticas y el temperamento de tu bebé. El apego, será la relación estrecha que establece tu bebé contigo. Y la familia, hace referencia a vuestra actitud en conjunto con respecto al sueño y el bebé.

Además, el sueño del bebé está influenciado por muchas otras variables. Las normas culturales, imposiciones sociales, el tipo de crianza, los horarios familiares de trabajo e intereses, etc. Como también estará marcado por factores externos, la luz, la oscuridad, y factores internos, como las secreciones hormonales, las ganas de hacer pipí, la temperatura corporal.

Incluso es existe la propia regulación del sueño. Son mecanismos propios para mantener un equilibrio interno, entre horas de sueño y horas de vigilia. Tal que, cuantas más horas pasa un bebé durmiendo, menor es la necesidad de dormir.

Y por último pero no menos importante, es la edad. De tal forma que dormir toda la noche constituye un logro en el desarrollo psicomotor del bebé. Así que si hablamos del sueño del bebé, nos referimos al periodo diurno o nocturno durante el cual los bebés descansan, asimilan y organizan lo visto y aprendido, maduran físicamente y psíquicamente, e inician y ejercitan su independencia del mundo exterior y de sus padres, durante un tiempo variable, según su edad y conducta.

Diseña y compra tu biberón

¿Qué es un ciclo de sueño?

Para entender todo un poco mejor, es interesante conocer de forma genérica, qué es un ciclo del sueño. En circunstancias normales, el sueño se organiza en varios ciclos repetidos de forma secuencial a lo largo de una jornada.

El sueño se divide en dos estadios diferenciados. Uno es el sueño NREM o sueño de ondas lentas, y el otro es el sueño REM o sueño de movimientos oculares rápidos. Antes de iniciar el sueño hay un periodo denominado latencia de sueño. Este periodo es el tiempo que el bebé tarda en dormirse, entrando en el sueño NREM o sueño profundo Los estadios REM y NREM se alternan en ciclos cuya duración en el adulto es de aproximadamente 90 minutos.

Cada ser humano, desde bebé, posee un ciclo de sueño particular. Es recomendable respetar estos ciclos sin interrumpirlos. Un bebé recién nacido, por ejemplo, ya tiene un modo propio de dormir y de despertarse. Es recomendable que como mamá crees el clima apropiado para que tu bebé establezca su propio ritmo de sueño. Ten en cuenta que la relación que tengáis con respecto a este tema puede marcar el comportamiento a la hora de dormir.

¿Cuántas horas debe durar el sueño de tu bebé?

La respuesta es: las horas que necesite. Si tiene dudas tu pediatra lo valorará. Pero el total de horas de sueño y su distribución a lo largo del día varía según la edad y pueden o no coincidir con lo que creemos o deseamos. Si le obligamos a dormir más horas disminuimos la profundidad del sueño. De hecho, existen diferentes tipos de bebés:

Protege tu lactancia materna

El sueño de tu bebé según la edad

Tu bebé para el sueño, sigue un esquema parecido al momento que estaba dentro de tu barriga. Tu bebé dormirá mucho, entre 16 y 20 horas con una distribución parecida entre el día y la noche, pero no lo puede hacer de forma seguida.

Se despierta cada 3 – 4 horas, necesita comer y que le cambies. Además, necesita que le hables y notar el afecto de mamá, cogiéndole en brazos y proporcionándole carícias. Y aunque es un bebé, es importante empezar a establecer rutinas, tanto diurnas como nocturnas, respetando su ritmo de sueño.

En esta etapa, el sueño del bebé se llama sueño activo, sueño tranquilo y sueño indeterminado. Siendo la duración media del ciclo del sueño del bebé, de 60 minutos aproximadamente.

El sueño de tu bebé empieza en el estadío de sueño activo, donde puede realizar pequeños movimientos con las extremidades que serán totalmente normales. Después de 30-40 minutos, entrará en una fase más profunda, llamada sueño tranquilo. Estando tu bebé totalmente relajado, durante unos 30 – 40 minutos. Alternando estos tipos de sueño hasta que, tras 3-4 horas, se despierta.

Cuanto tu bebé alcance los 3-4 meses de vida, ya podrá diferenciar el día y la noche. Y a partir del 4º mes, tu bebé se relaciona más con su entorno, sincronizando su ritmo biológico interno con los ritmos externos de la comida, baño y paseos.

Así, a los 5-6 meses puede conseguir una pauta regular de sueño, tras establecerse un ritmo diurno y nocturno estables. Y lo que más ganas tienes de leer… A lo largo del primer año de vida, los periodos de sueño durante la noche van aumentando hasta llegar a dormir 6-8 horas entre los 4 y los 6 meses, con siestas durante el día de duración variable según el temperamento y entorno del niño. Estos periodos de siestas diurnas disminuirán hasta casi desaparecer alrededor de los 3-4 años.

Diseña y compra tu biberón

Rutinas y buenos hábitos

Es importante tener en cuenta que el buen dormir forma parte de su aprendizaje. Cada bebé es único, y no hay sistemas buenos o malos de aprendizaje, más bien deberás de encontrar el que mejor se adecúe a vuestras características como familia.

Tu bebé, dormirá mejor si mantienes unas rutinas previas a dormirse. Intenta crear una sucesión de actos que finalicen dejándolo en la cuna o en la cama para iniciar el sueño. Debemos conseguir que el bebé relacione el dormitorio con el sueño.

Teniendo en cuenta además, que la predisposición de un bebé para dormir depende en gran medida de la exposición luminosa que reciba, la hora a la que se haya despertado, los horarios de alimentación, la actividad física realizada así como el estímulo social al que esté expuesto antes de iniciar el sueño.

Horario

Mantener un horario es fundamental, acuesta a tu bebé siempre a la misma hora. Con esto vas a conseguir que su ritmo interno le ayude a conciliar el sueño. Tenlo también presente en el momento de despertar a tu bebé.

Entorno adecuado

Procura que inicie el sueño en el lugar para dormir, a esto me refiero, que el salón no es el dormitorio. Además, este lugar debe estar aireado, con temperatura agradable. Y la ropa de tu bebé, cómo la ropa de cuna, sea la adecuada para la estación del año. Deja que la luz entre en casa por el día para, y posteriormente, por la noche, utilizar una iluminación tenue con la que acostumbrarás a tu bebé a la oscuridad. Y lo mismo con el ruido, durante el día no se deben evitar continuamente los ruidos habituales de una casa pero durante la noche conviene crear un ambiente más relajado y silencioso.

Alimentación

Pero si hay que respetar su patrón de sueño, qué hacemos con las tomas, pues te cuento. Deberás establecer un horario regular aunque flexible para la alimentación de tu bebé, facilitando el patrón estable del sueño de tu bebé. Si das lactancia materna, tu bebé tendrá tomas más frecuentes y por ello se despertará para las tomas de forma más habitual. Estas tomas nocturnas pueden ser más breves, eso sí, evita la estimulación luminosa y auditiva excesiva.

Avalado por profesionales sanitarios

¿Dónde duerme el bebé?

En nuestra sociedad, habitualmente el bebé duerme durante los primeros meses en el capazo o cuna en el dormitorio de los padres. Posteriormente ocupa su dormitorio, a una edad en la que la situación familiar lo permita. Pero existen diferentes modelos de acostar a los niños: solitario, compartir habitación con hermanos, compartir habitación con los padres, o compartir lecho con los padres (colecho). Elegir un modelo u otro dependerá de las familias, del significado social y psicológico que tiene para ti. La elección debe ser realizada por ti y no obligada por la conducta del bebé. En la elección, se debe tener en cuenta la seguridad física que en las primeras etapas de la vida pueden tener los diferentes modelos de acostar al bebé en cuanto al ahogamiento y síndrome de muerte súbita.

Bonus, el sueño de tu bebé, todo lo que necesitas saber

La clave está en saber que cada bebé es único, y marca su propio ritmo para dormir por lo que es importante aprender a conocerlo, dándole la oportunidad de que tenga el placer de dormirse por sí mismo. Ten paciencia, atiende a las señales que te dice tu bebé, y siempre que tu bebé duerma, tú también. Son etapas y más que pasar de una etapa, plantearlo como disfrutarla, y cualquier cosa en Happymami nuestro equipo de matronas estará encantadas de ayudarte.

Diseña y compra tu biberón

El bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

Lo más importante y quiero ponerlo en la primera frase. La gran mayoría de los bebés prematuros serán niños con un desarrollo absolutamente normal. Ahora que ya sabes esto, ¡Bienvenida al mundo del prematuro! En Happymami, nuestro equipo de matronas trabaja a diario con mamás y papás en tu misma situación. Sabemos cómo te sientes, has estado idealizando un tipo de parto, y ahora necesitas adaptarte a la nueva situación. Por eso nuestras las matronas Happymami han desarrollado este post para ti basado en las recomendaciones de la AEPED. El bebé prematuro, todo lo que necesitas saber.

El bebé prematuro. Todo lo que necesitas saber

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

¿A qué, nos referimos con bebé prematuro?

Se llama bebé prematuro al que nace antes de la semana 37 semanas de gestación. Para calcularlo mejor, piensa que la fecha que tu matrona te habrá dado como fecha probable de parto, se corresponden a las 40 semanas de gestación.

Es importante decir que no todos los bebés prematuros son iguales, depende de la semana de gestación a la que nazcan. Por ejemplo, no será lo mismo un bebé que nace con 35 semanas de gestación, al que nace con 24 semanas de gestación y te cuento por qué.

Muchas veces se tiende a pensar que un bebé prematuro, al estar menos tiempo dentro del útero, se trata de un bebé pequeño, y que sólo es estar en la incubadora un tiempo para ganar peso. Es cierto que los bebés prematuros pesan menos, pero este no es su principal problema.

Un bebé prematuro nace con sus órganos inmaduros y por tanto no están preparados para asumir las funciones que se requieren tras el nacimiento, viviendo fuera del útero de mamá. Y cuanto más prematuro, más inmaduro serán sus órganos.

Lo más importante, y como te dije antes, la gran mayoría de los niños prematuros serán niños con un desarrollo absolutamente normal, pero aun así tienen una serie de características o peculiaridades. Que seguro tras leer este post, te hará sentir más segura, y no preocuparte por aspectos que son normales para niños que nacen antes de tiempo.

Diseña y compra tu biberón

La edad corregida

Un concepto muy importante que debes conocer es la edad corregida. Se trata de la edad que tendría tu bebé si hubiera nacido a las 40 semanas de gestación, o lo que sería lo mismo, si hubiera nacido en la fecha probable de parto. Te pongo un ejemplo, si tu bebé nace a la semana 32 de gestación, 8 semanas antes de la fecha de parto. Cuando cumple 6 meses, su edad corregida será 4 meses.

Y esto es importante, porque el desarrollo de tu bebé, su peso y su talla estarán en relación con su edad corregida y no con su edad real. Por ello, para el ejemplo anterior, con un bebé con una edad corregida de 8 semanas (2 meses). Cuando tenga 10 meses deberás de compararlo en desarrollo con niños de 8 meses.

Para la única cosa que se utilizará en la edad real será para las vacunas. Pero no siempre es relevante la edad corregida, perdiendo importancia a partir de los dos años. Porque no es lo mismo un niño de 10 meses que de seis meses, sin embargo a los cuatro años no es muy diferente tener cuatro años, que cuatro años y cuatro meses. Así, los pediatras utilizan la edad corregida para todas las valoraciones hasta los dos años, utilizando después la edad real.

Cuidados especiales cuando se llega a casa con un bebé prematuro

Temperatura del recién nacido

De forma general, los bebés prematuros suelen tener dificultades para controlar la temperatura considerando normal una temperatura axilar entre 36,5 y 37 grados . Por eso la habitación debe estar entre 21 y 23 grados centígrados, prestando atención a la ropa que lleva tu bebé.

Es importante mantener una temperatura adecuada porque si tu bebé está frío, va a utilizar parte de las calorías que recibe a través de la leche para mantener la temperatura, siéndole más difícil ganar peso. Y al contrario, si tiene mucho calor también consumirá más energía y además al estar demasiado abrigado se incrementa el riesgo de muerte súbita.

Infecciones del recién nacido

Los bebés prematuros tienen más facilidad para tener infecciones. Esto se debe a que tienen menos cantidad de anticuerpos, ya que han estado menos tiempo en el útero recibiéndolos de ti. Además, también tienen otros sistemas de defensa inmaduros, haciendo especial atención a las infecciones respiratorias debido a que uno de los órganos que madura más tarde es el pulmón.

Protege tu lactancia materna

La alimentación del bebé prematuro

Los primeros días y el hospital

Es sabido que el mejor alimento para los bebés prematuros es la leche materna. Pero en muchas ocasiones los bebés prematuros no pueden mamar los primeros días o las primeras semanas de vida. Por ello, desde el primer día en el hospital es recomendable que te estimules el pecho con un sacaleches. Proporcionando a tu bebé la leche extraída y favoreciendo además, la subida de la leche. Un tema importante es la utilización de un biberón adecuado para prematuros que te ayude a conseguir la lactancia materna como los de Happymami. En las unidades de neonatos usarán un biberón estándar, cada 3 horas, pero no te preocupes, porque seguro te ayudarán a favorecer la instauración de la lactancia materna y con paciencia lo conseguirás.

La alimentación en casa

Cuando ya estéis en casa, muchos bebés prematuros maman sin problema. Son tomas más frecuentes, cada dos horas o dos horas y media, debido a que la capacidad de su estómago es pequeña y además cuando maman se cansan enseguida. A veces, no son capaces de mamar toda la leche que necesitan y parte de las tomas hay que suplementarlas con leche extraída previamente de la madre. Esta leche extraída es recomendable proporcionarsela con un biberón que favorezca el aprendizaje a tu bebé de cómo es el pecho de mamá, para conseguir la instauración de la lactancia materna. Recordarte que Happymami, es el único biberón diseñado a medida, en el que podrás reproducir tu anatomía en la tetina, para que no haya diferencia entre amamantar del pecho materno, y de tu biberón.

Si tu bebé no toma leche materna, se le alimentará con la leche artificial que le indique su pediatra. En general, cuando tu bebé esté en casa, utilizará leche de fórmula como los niños nacidos a términos. Pero en algunas ocasiones, precisan durante algún tiempo leches más calóricas, que deben ser pautadas por el pediatra.

Ten en cuenta que puede que a tu bebé, le cueste mucho tiempo tomar el biberón. Se cansa y hay que dejarle tiempo para recuperarse. Alimentar a tu bebé prematuro a veces puede requerir de mucha paciencia, y es normal.

Diseña y compra tu biberón

Suplementos para los niños prematuros

Hierro

Si tu bebé nació prematuro, no ha tenido suficiente tiempo dentro del útero para acumular hierro. Por ello, necesitará un suplemento los primeros meses de vida. Esta indicación te la dará el pediatra, el compuesto y la dosis.

Este suplemento de hierro se debe mantener al menos hasta que tu bebé comience a tomar alimentos ricos en hierro como por ejemplo la carne roja. Eso no suele ser antes de los seis meses de edad corregida.

Vitamina D

Como bien sabes, la fuente natural de vitamina D es la exposición al sol. Sin embargo, las cremas solares previenen la obtención de esta vitamina. Además, los bebés prematuros suelen salir a la calle muy tapados y apenas les queda algo de piel expuesta al sol. Por estos motivos, tanto los bebés que nacen a término como los bebés prematuros deben tomar 400 unidades de vitamina D al día. Como con el Hierro, tu pediatra te indicará el suplemento de vitamina D que debe tomar y la dosis adecuada.

El desarrollo de un bebé prematuro

Recordarte que la gran mayoría de los bebé prematuros tendrán un desarrollo normal. Pero hay ocasiones pueden tener dificultades, por ello si tienes alguna duda sobre el desarrollo de tu bebé, debes consultar con el pediatra. Ten en cuenta que para valorar el desarrollo de tu bebé es muy importante considerar la edad corregida.

Un dato interesante es que algunos bebés, alrededor de los tres meses de edad corregida, comienzan a estar un poco más rígidos de lo habitual, y tienden a echar los hombros hacia atrás, como también se suelen notar también las piernas rígidas.

Esto suele ser una alteración transitoria que no empeora la evolución del bebé y que se resuelve sola, pero si notas alguno de estos síntomas en tu bebé, es mejor consultar con el pediatra.

También, está demostrado que pasar tiempo con tu bebé, jugando y hablándole, será bueno para su desarrollo. Además, de hablarle, contarle historias o leerles cuentos desde muy pequeños le ayudarán también.

Otros cuidados especiales de los niños prematuros

Como mamá y papá debéis intentar asumir el papel de cuidadores de hijos cuando antes, aunque esté ingresado en el hospital. La recomendación de la AEPED es implicarse desde el primer momento.

Las vacunas

Ten en cuenta que las vacunas se administrarán según el calendario de vacunación y siguiendo la edad real. Puede que algunos bebés prematuros que hayan estado muy graves y hayan sido ingresados durante un periodo muy largo se retrase la vacunación.

Bonus el bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

Como siempre te digo, cada bebé es único, y entiendo perfectamente tu inseguridad, pero lo estas haciendo genial, empoderarte de información basada en evidencia científica como este articulo, y confía en vuestro pediatra. Poco a poco, y lo más importante, la gran mayoría de los bebés prematuros serán niños con un desarrollo absolutamente normal.

Diseña y compra tu biberón

Dermatitis irritativa del pañal, todo lo que necesitas saber

La dermatitis irritativa del paña es un término general usado para describir una reacción irritativa e inflamatoria en la piel del área del pañal. Es uno de los trastornos dermatológicos más frecuentes en la infancia. y por ello las matronas de Happymami, han creado este post sobre dermatitis irritativa del pañal, todo lo que necesitas saber.

Dermatitis irritativa del pañal, todo lo que necesitas saber

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

La dermatitis irritativa del pañal, suele afectar a un 7 y un 35% de los bebés. Con un inicio entre las 3 y 12 semanas de vida, y un pico de casos entre los 9 y 12 meses de edad. Suele estar asociada a uno o más factores: orina, heces, humedad o fricción.

¿Qué lo provoca?

Se trata de un proceso irritativo e inflamatorio secundario al efecto de la humedad, la ausencia de aireación y rozamiento por acción directa de los pañales; además, se suma el efecto de las heces, la orina y otros componentes del pañal que pueden dañar la zona. La acción del pañal hace que se produzca una sobrehidratación y maceración del estrato córneo de la piel, que la convierte en más sensible por quedar expuestas las capas inferiores a los irritantes externos

¿Cómo se manifiesta?

Esta irritación del pañal, se inicia por un discreto enrojecimiento o eritema de la zona, (manchas de color rojo intenso) con la posible aparición posterior de pápulas (puntitos en la piel), erosiones superficiales, nódulos sobreelevados e incluso lesiones seudoverrucosas si el proceso se agrava y cronifica. Cuando se produce una mejoría, pueden quedar zonas hipocrómicas residuales (mancitas en la piel con menos color).

Tu bebé, además de la lesión que presenta en el área del pañal, puede manifestar un cuadro de llanto e irritabilidad a la hora de limpiar. Estas molestias pueden ser notables si se produce una inflamación intensa, llegando incluso a aparecer retención urinaria. Y no se acompaña de fiebre, a no ser que exista una sobreinfección con afectación sistémica (infección generalizada).

¿Cuánto tarda en curar?

¿Cómo prevenirla?

La mejor estrategia que puedes tener para prevenir la dermatitis irritativa del pañal, es actuar sobre el cuidado de la piel del área del pañal. Para ello, los dos elementos esenciales para la prevención son una adecuada higiene de la zona, una buena práctica en relación con el propio pañal y si es necesario la aplicación de productos protectores en la piel.

Diseña y compra tu biberón

Higiene de la piel

Baño

En el momento del baño de tu bebé hay que prestar especial atención a la limpieza de la cara, el cuello, los pliegues y el área del pañal. Las recomendaciones acerca de la frecuencia de los baños pueden variar mucho entre regiones y países según la cultura de cada lugar. Recordarte que una frecuencia superior a 2 baños al día puede resecar la piel y predisponer a la dermatitis irritativa del pañal.

El baño debe ser corto, de no más de 5-10 minutos, y con agua templada próxima a la temperatura corporal (37-37,5 ºC). El abuso de jabones y la excesiva temperatura, frecuencia o duración de los baños o las duchas favorecen la aparición de sequedad cutánea o dermatitis irritativa.

Área del pañal

Debes realizar una buena higiene de la zona, que debe permanecer limpia y seca. Debes secar la piel de forma delicada (p. ej., con una toalla suave), evitando la fricción excesiva. Además, es recomendable que los productos que utilices sean de tipo líquido, sin detergentes ni perfumes y con un pH neutro o ligeramente ácido, ya que presentan la ventaja de que no alteran el manto ácido de la piel y permiten que conserve sus propiedades antimicrobianas. Una alternativa en las situaciones en que no puedas usar agua tibia son las toallitas infantiles sin perfume y sin alcohol, que además tienen la propiedad de ser suaves y minimizan la fricción.

Pañales

Los factores determinantes para la aparición de la dermatitis irritativa del pañal son el tipo de pañales utilizados y la frecuencia del recambio del pañal.

Reproduce tu anatomía

Productos protectores y efecto barrera

Para el manejo de la dermatitis irritativa del pañal, será muy interesante el uso de pomadas efecto barrera. Es importante recordar que un 50% de los casos de en el primer año de vida se consideran leves y con las medidas anteriormente descritas debería de ser suficiente. Si no fuese el caso, puedes utilizar cremas que se denominan de “barrera“. Estas cremas se adhieren a la piel, evitando el contacto de la humedad. En el mercado, puedes encontrar muchas marcas, y la diferencia entre unas y otras es el grado de consistencia, o el contenido de zinc. Cuanto más alta es la graduación de zinc mayor es el efecto sobre la inflamación. Cuanto más pastosa es la crema más efecto barrera tendrá, (como para diarreas por ejemplo).

¿Cuándo consultar al pediatra?

La AEPED nos informa que debes consultar cuando, con las medidas previas, a los tres días no hay mejoría de la irritación o se produce un empeoramiento, para que el pediatra pueda descartar una infección por una cándida, una bacteria o a veces un virus.

Bonus dermatitis irritativa del pañal, todo lo que debes saber

Recuerda que cada caso es único, y que la mejor recomendación es la prevención. Cambios de pañales habituales hará que disminuya el riesgo a sufrir la dermatitis irritativa del pañal. En Happymami, sabemos que la maternidad no siempre es fácil, lo estás haciendo genial… Date tiempo, y seguramente tras leer este post consigas mejorar la irritación de tu bebé.

Diseña y compra tu biberón

Náuseas y vómitos durante el embarazo. Todo lo que debes saber

Las náuseas y vómitos, constituyen la afectación más común en la primera mitad del embarazo. Y es una de las consultas más realizadas en google, y por ello las matronas de Happymami te han preparado este post, sobre náuseas y vómitos durante el embarazo, todo lo que debes saber.

Náuseas y vómitos durante el embarazo. Todo lo que debes saber

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

Las náuseas y vómitos suelen aparecer entre las semanas 4-6 de gestación, con una máxima incidencia entre la 8 y la 12. Pueden producirte un impacto negativo en tu calidad de vida, pero tranquila, suelen desaparecer en la semana 20 de gestación. Además, conocer los posibles factores desencadenantes e instaurar una conducta terapéutica precoz, puede ayudarte mucho a prevenir las náuseas y vómitos durante el embarazo.

Un dato curioso es qué tan sólo un 17% de las gestantes las presentan estas náuseas y vómitos por las mañanas, mientras que en el resto persisten a lo largo de todo el día. Y también, es característico que se desencadenan ante determinados estímulos, sobre todo olores específicos. Pero, ¿por qué se producen estas náuseas y vómitos?

¿Qué provoca las náuseas y vómitos durante el embarazo?

Existe una interesante hipótesis sugiere que la presencia de náuseas y vómitos constituye un factor protector. De hecho, se ha podido comprobar que en mujeres que los padecen existe un menor riesgo de aborto, muerte perinatal y parto pretérmino. Pero, la realidad es que la causa que lo provoca, sigue siendo un enigma, aunque existe una serie de cambios hormonales, anatómicos, neuromusculares, metabólicos y psicológicos que pueden influir en su desencadenamiento.

Factores hormonales

Durante el embarazo tu cuerpo sufrirá cambios hormonales que parecen tener correlación con la presencia de náuseas y vómitos, como el aumento de la hormona gonadotropina coriónica (hCG), los niveles elevados de estrógenos y progesterona. También aumenta los niveles de prostaglandinas, hormonas tiroideas y los niveles de proteínas placentarias (proteína SP1).

Factores gastrointestinales

Otras posibles causas de las náuseas y vómitos durante el embarazo pueden ser, la presencia de Helicobacter pylori en el sistema digestivo. Hay que sumarle, la disminución de la motilidad gastrointestinal debido a la acción de las hormonas sexuales durante el embarazo y la disminución de la presión del esfínter esofágico. Además, se ha comprobado que hasta un 67% de las mujeres que presentan náuseas y vómitos tienen aumentadas las siguientes enzimas hepáticas, tanto la transaminasa glutámico oxalacética (GOT) como de la pirúvica (GPT) e incremento de la amilasa pancreática.

Deficiencias nutricionales

El déficit de piridoxina (vitamina B6), tiamina y vitamina K. Como los cambios en algunos oligoelementos como el zinc y el cobre, favorecen las náuseas y vómitos.

Diseña y compra tu biberón

Factores anatómicos

La presencia de cuerpo lúteo en el ovario derecho está correlacionado con náuseas y vómitos.

Factores psicológicos

Existen ocasiones en las que se sufre alteraciones psicológicas debidas a un posible rechazo del embarazo, o bien el miedo a la gestación, el parto y el puerperio. Así como el temor a no ser capaz de cuidar al recién nacido.

Estos factores podrían estar relacionados con el origen de la presencia de náuseas y vómitos durante el embarazo. De ahí que se den con mayor frecuencia en casos de embarazo no deseado, en mujeres con conflictos familiares, fundamentalmente con la madre, y en mujeres con antecedentes de dismenorrea.

¿Cómo actuar para prevenir náuseas y vómitos?

Informarte primero que la mayoría de las ocasiones en que se sufren náuseas y vómitos durante el embarazo, se resuelven de forma espontánea entre las semanas 16 y 20 de embarazo.

Pero para ayudar a mitigar estos síntomas, la conducta terapéutica que debes tomar se basa en tres grandes pilares: los hábitos higiénico-dietéticos, el tratamiento no farmacológico complementario y el tratamiento farmacológico.

Reproduce tu anatomía

Hábitos higiénico-dietéticos

Cómo hábitos dietéticos y nutricionales para aliviar las náuseas y los vómitos del embarazo, puede serte útil:

Diseña y compra tu biberón

Tratamiento no farmacológico complementario

Acupresión

Consiste en la aplicación de presión sobre el punto de acupuntura pericardium (P6) o Neiguan, que está ubicado en la superficie anterior de la muñeca, entre los tendones del flexor carpi radialis y el palmaris longus.

Por lo general se encuentra a una distancia de tres dedos del pliegue flexor. Es el punto de acupuntura más utilizado para controlar las náuseas y los vómitos durante el embarazo.

Jengibre.

La infusión de jengibre puede ayudarte a mitigar las náuseas durante el embarazo. En forma de té o incluso hay galletas de jengibre en los supermercados.

Tratamiento farmacológico

Si con las recomendaciones anteriores no ha sido suficiente, puedes plantearte un tratamiento farmacológico con antieméticos. Pregúntale a tu matrona o ginecóloga qué podrias tomarte.

Bonus nauseas y vómitos durante el embarazo, todo lo que debes saber.

Recordarte que cada mamá es única, y que estas recomendaciones son genéricas. La conducta terapéutica debe incluir cambios en los hábitos higiénico-dietéticos, tratamiento no farmacológico como la acupresión y, en los casos en que estas medidas no sean suficientes, el tratamiento farmacológico con antieméticos. Desde Happymami te deseamos un embarazo saludable, disfruta cada etapa, aunque sean con náuseas y vómitos.

Diseña y compra tu biberón

¿Por qué llora tu bebé?

Aunque cada bebé es único, el “lenguaje” común de los bebés es el llanto, y a través del cual expresan sus necesidades y sentimientos. Por eso, las matronas de Happymami te traemos este post con todo lo que debes saber de ¿por qué llora tu bebé?.

¿Por qué llora tu bebé?

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

Para empezar decirte que tu bebé llore es totalmente normal, y muy común que a las mamás y los papás genera muchas dudas ver como tu bebé llora. Sobre todo cuando no se encuentra la causa del llanto. Vamos a ayudarte a interpretar qué quiere decir tu bebé cuando llora, y cuales son las recomendaciones que nos da la AEPED con respecto al llanto del bebé.

¿Por qué lloran los niños?

Es importante entender que tu bebé, al igual que la mayoría, expresan sus emociones de forma rápida y directa. Siendo el llanto su modo de expresar que necesita algo.

¿Y cuánto es normal que llore un niño?

Vale, aceptas que tu bebé se comunica llorando, pero ¿cuánto tiempo es lo normal?. Pues durante los primeros meses, tu bebé puede llorar entre 1 y 3 horas diarias. Pero respira… A medida que va creciendo, llorará menos. Esto es debido a que encuentras otras formas de calmarse.

¿Qué nos quiere decir cuándo llora?

Al utilizar el llanto para comunicar, tu bebé querrá decirte que tiene una necesidad o que tiene un malestar. Como por ejemplo, llora si tiene hambre, calor, frío… se siente solo y quiere que lo cojas en brazos, o simplemente quieren jugar un rato. Habrá ocasiones que sea difícil saber cuál es la necesidad concreta por la que llora, pero conforme pasen los días, conocerás mucho mejor a tu bebé y aprenderás a distinguir si es por hambre, por ganas de estar en brazos o por enfado. ¿Sabes que el llanto por enfado resulta ser el más fácil de calmar?. Puede ser difícil, pero intenta identificar la causa, sin precipitarse ni perder la calma.

Diseña y compra tu biberón

Causas del llanto y cómo actuar

A continuación, vamos a ver las distintas posibles causas del llanto de tu bebé y cual es la recomendación de la AEPED para actuar. Recuerda que las causas “físicas” del llanto son las más comunes y sencillas de identificar, por lo que serán las más fáciles de solucionar.

Hambre:

Es recomendable que te anticipes a cualquier circunstancia que pueda retrasar la toma, para evitar la sensación de hambre, y así evitaras que tu bebé entre en bucle de llanto, que incluso le haga rechazar la toma. Calma a tu bebé y después le das la toma.

Sueño:

Si tu bebé está cansado, pero no puede dormir, entra en un estado de nerviosismo que acabará convirtiéndose en llanto, e irritabilidad. Este tipo de llanto es suave y rítmico, como si tu bebé se cantase a sí mismo para relajarse y quedarse dormido.

Humedad y suciedad:

Para tu bebé, como para cualquier persona, la sensación de humedad y/o suciedad le produce un malestar que le puede provocar un llanto incesante. Este llanto suele terminar cambiándole el pañal.

Incomodidad:

Con incomodidad nos referimos, a una mala postura, demasiadas capas de ropa, o ropa demasiado ajustada. Pueden incomodar a tu bebé.

Exceso de estímulo

En ocasiones hay mamás que desean estimular demasiado el desarrollo de su bebé y pueden llegar a sobreexcitarlos. A tu bebé, un aumento de movimiento en casa o tener visitas a deshoras, también puede irritarle. 

Enfado:

Cuando a tu bebé, o un niño no le dejan hacer lo que quiere, o no se le coge cuando desea, se enfada y llora. Este llanto suele ser parecido al habitual pero más agudo.

Ruido:

Un sonido brusco también puede asustar a tu bebé y desencadenar el llanto

Cólicos del lactante

Los famosos cólicos del lactante suelen producirse entre las 2 semanas y 4 meses de vida y se suelen asociar a gases o dolor de estómago. Es un llanto e irritabilidad casi a diario. Con frecuencia tarde-noche, una duración de 2-3 horas aproximadamente, y con inicio y final bruscos.

Si tu bebé lo sufre, suele iniciar un llanto y agitación, encogiendo las piernas sobre el abdomen, y con movimientos bruscos y rápidos. 

Si das biberón, recomendarte que utilices Happymami, que tienen un doble sistema anti cólicos que te ayudarán a prevenir esta sintomatología.  También puede resultar útil darle un baño, realizarle un masaje relajante sobre el abdomen o realizar movimientos circulares con sus piernas dobladas sobre el abdomen.Reproduce tu anatomía

¿Cuándo consultar al pediatra?

Para acudir al pediatra, tu bebé deberá de presentar un llanto intenso, sobre todo en un primer episodio inconsolable o asociado a síntomas como fiebre, vómitos o tras haber atendido todas las necesidades básicas del bebé y aún así sigue llorando.

En cualquier caso, si sospechamos que puede deberse a algún problema de salud, debemos consultarlo con un pediatra

Bonus ¿Por qué llora tu bebé?

Cada bebé es único, y por eso estos tips te ayudarán mucho a conocer a tu bebé, pero sobretodo ten paciencia e intenta entender que tu bebé quiere comunicarte algo. Y nadie mejor que su mamá podrá entenderlo. Mucho ánimo, y recordarte que desde Happymami, buscamos ofrecerte siempre lo mejor para ti y tu bebé.

Diseña y compra tu biberón

Comienzo de parto, cuándo acudir al hospital

Si estás embarazada y tu fecha de parto está cerca, son muchas dudas las que te surgen, pero sobretodo, cuando acudir al hospital. Por eso en Happymami hemos creado este post de “Comienzo de parto, cuándo acudir al hospital”.

Comienzo de parto, cuándo acudir al hospital

Un nuevo biberón para proteger tu lactancia materna

Tienes que saber que durante las últimas semanas de embarazo, pueden aparecer algunas molestias que pueden hacerte pensar que estás de parto. Estas molestias pueden ser muy diferentes para cada mujer, pero de forma genérica podríamos hablar de las siguientes sensaciones.

¿Y cuando estoy de parto?

Es totalmente normal que sientas dudas de cuándo acudir al hospital. Por eso, a menos que exista algún problema, deberás esperar en casa hasta que aparezca algunos de los siguientes síntomas:

¿Qué pasará cuando llegue al hospital?

 Este apartado depende del protocolo del centro, pero lo más probable y a no ser que sea un parto inminente, se te realizará:

Tras esta valoración, el personal sanitario sabrá decirte si estás de parto o no, y llevarán el protocolo de cada Hospital. Si estás de parto realizarán el ingreso, y si no, probablemente te envíen a casa con las recomendaciones de cuándo acudir de nuevo al hospital. Si aparecen contracciones dolorosas, rompes la bolsa, no percibes movimientos fetales o tienes un sangrado vaginal.

Reproduce tu anatomía

Fases de un parto

Para entender este proceso, te ayudará mucho conocer las distintas fases que conlleva un parto. 

1ª Periodo de dilatación 

Se trata de la primera fase, y consiste en el borramiento y dilatación del cuello uterino. Este proceso se produce gracias a las contracciones uterinas. Provocan el ablandamiento del cuello uterino, su borramiento (acortamiento) y empieza a dilatarse. Suelen ser contracciones cortas de poca intensidad e irregulares. Esta es la fase más larga del parto, y podrá ayudarte a tomar una ducha caliente. Una vez el cuello haya borrado, empezará la dilatación,  y las contracciones suelen ser más dolorosas y regulares, apareciendo cada dos o tres minutos. Esta fase finalizará cuando llegues a una dilatación de 10 centímetros, llamada también dilatación completa.

2ª Período expulsivo 

Este periodo comienza con la dilatación completa, y sentirás deseos de empujar. En esta fase tus contracciones serán más intensas y acompañadas de deseo de empujar. Importante, entre contracción y contracción debes aprovechar para relajarte y descansar para la siguiente. Durante este periodo, con las contracciones y con tus pujos tu bebé irá descendiendo por el canal del parto hasta salir por la vulva. Tras la salida de tu bebé, viene ese momento mágico con el que vas a soñar mucho tiempo. El piel con piel, se trata de poner a tu bebé sobre tu pecho, y lo cubrirán con una toalla. Esta práctica es beneficiosa para el recién nacido y la madre, favoreciendo la instauración de la lactancia materna.

3ª Período de alumbramiento 

Tras la salida de tu bebé, empieza el tercer periodo de parto, el alumbramiento. Se trata de la expulsión de la placenta, y tras la cual te revisarán el canal del parto comprobando si se ha producido desgarro y necesita sutura.

Después te quedarás con tu bebé, dos horas tras el parto antes de subir a planta, se llama el puerperio inmediato. Durante este tiempo irán comprobando vuestra constantes vitales, sangrado y contracción uterina.

Bonus comienzo de parto, cuándo acudir al hospital

Como siempre os decimos, cada mamá es única, y siempre habrá que tener una valoración íntegra de cada situación. En España tenemos un sistema de salud con personal sanitario muy competitivo, y que seguramente te proporcionarán el mejor cuidado a ti y tu bebé. Confía en tu matrona y en tu cuerpo. 

Diseña y compra tu biberón